La encuesta equivocada de Ribó

Esta semana hemos conocido el barómetro de opinión  municipal de Valencia. Joan Ribo ha querido que se incluyera en la encuesta del mes de septiembre, en la que han participado unas 1320 personas,  dos preguntas sobre la monarquía.

Por un lado, Ribó anda preocupado sobre si la ciudadanía está conforme con nuestro actual modelo de Estado o si prefiere la república. En segundo lugar, también ha preguntado si querrían que se realizara un referéndum sobre la continuidad de la Monarquía en España.

Estas son las cuestiones que le inquietan a Joan Ribó y no es una casualidad que las haya querido incorporar al último barómetro municipal.
Todo responde a la campaña obsesiva de la izquierda radical en el conjunto de España.

Estos partidos de extrema izquierda, separatistas y antisistema, están obsesionados con la Monarquía, y lo peor de todo es que cuentan con el apoyo, la complicidad y la connivencia del Partido Socialista. Pedro Sánchez se ha encargado de vaciar de contenido ideológico a su partido, perdiendo los valores de la izquierda socialista que contribuyeron a realizar una Transición ejemplar en España.

Para comprobar lo que estoy diciendo, basta tener presenteslos ataques constantes de miembros del Gobierno de la Nación a la Corona, como el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, o el Ministro de Consumo, Garzón. En ningún momento el presidente Pedro Sanchéz les ha desautorizado. Pero esa obsesión de la izquierda radical no se detiene en el ámbito de la política nacional.

En el ámbito municipal de Valencia, también lo podemos observar. Constantes son los ataques que el alcalde Joan Ribó ha realizado a la Monarquía, en vez de hacer una autocrítica de su nefasta gestión al frente del Ayuntamiento.

Su objetivo es claro: distraer la atención de los ciudadanos con controversias o cuestionamientos del modelo de jefatura de Estado para que no critique su inactividad e incapacidad para gestionar adecuadamente el Gobierno municipal.

Esta táctica no es solo por parte del alcalde, sus concejales como Galiana también la practican.

Y de nuevo nos volvemos a encontrar cómo el Partido Socialista jalea estas conductas destructoras de la convivencia de los ciudadanos. En este caso, la vicealcaldesa Sandra Gómez, en el mes de julio publicó una carta donde pedía a su partido precisamente un debate sobre la continuidad de la Monarquía.

En su escrito decía «que ni es necesaria, ni es esencial y cuarenta años después probablemente ya no sea útil», considerando que «el republicanismo ejemplifica también una idea de virtud cívica, la idea de no dominación».

La vicealcaldesa sufre del mismo mal que el alcalde Ribó: desafección hacia los verdaderos problemas y necesidades de la ciudadanía y se esconde en un discurso generador de polémicas innecesarias, para ocultar todos sus errores de gestión.

La encuesta realizada por el Ayuntamiento, está pagada con dinero público para dar pábulo en Valencia al debate radical contra la monarquía como ha denunciado la Portavoz del Partido de la ciudad de Valencia Maria José Catalá.

En estos momentos de especial dificultad para muchas familias, autónomos o diferentes sectores, como el de la hostelería o el turismo, el Ayuntamiento da la espalda como tantas veces a los ciudadanos, en vez de dar respuesta a la grave situación de crisis social y económica que atravesamos.

La crisis la ha generado la Covid-19, pero las soluciones y las ayudas las debe generar el Ayuntamiento con una gestión social y humana de Ribó y Gómez, que sin embargo, brillan por su ausencia.

Fernando de Rosa, Senador del PP por Valencia

Otros del autor: