Fernando de Rosa: Plaza Roja, ¿Qué está pasando en la ciudad de Valencia?

Fernando de Rosa, nos encontramos en una ciudad fantasma y no lo digo porque la gente siga confinada en sus casas sin salir a las calles y que las mismas estén casi vacías, salvo en las franjas horarias de los paseos por edades.

El calificativo de fantasma lo uso por la ausencia del Gobierno municipal de la ciudad de Valencia.

Es un gobierno etéreo, sin consistencia, intangible, y con nula definición, y sin que tenga los pies en el suelo para ser el apoyo y el aliento de tanta gente que lo está pasando mal. El Ayuntamiento de una ciudad es la Administración más cercana al ciudadano.

Sin embargo, el PSOE y Compromís están bien lejos de la ciudadanía. Viven en una realidad paralela, de espaldas a la cruel realidad de todos los valencianos.

Su ausencia escandalosa durante la crisis solamente se interrumpe para aparecer de vez en cuando y posar delante de unas cámaras para hacerse fotos con poco gusto, y poco diseño.

Las fotos  a las que me refiero son las que se hicieron el otro día Ribó, Grezzi y Sandra Gómez, al exhibir como un trofeo, su proyecto reforma de la plaza del Ayuntamiento: La Plaza Roja

Proyecto es ridículo, chapucero, feo y causa un grave deterioro de la imagen de la plaza principal de la tercera capital de España.

Este proyecto que según el parecer de muchos vecinos de la ciudad de Valencia, entre los que me incluyo, es ridículo, chapucero, feo y causa un grave deterioro de la imagen de la plaza principal de la tercera capital de España.

¿En qué estaban pensando? En este momento no se trata de discutir si era oportuno o no peatonalizar la plaza. La discusión, la crítica y el escándalo está en lo absurdo  del proyecto, el daño que hace a esa plaza emblemática de nuestra ciudad, y sobre todo, que se malgaste el dinero público en una obra que en estos momentos era innecesaria.

Con ello se contribuye a empobrecer la imagen de nuestra ciudad, mientras a la par, se está empobreciendo un gran número de ciudadanos por la crisis motivada por el Covid-19.

¿Cuál es su verdadero coste económico? 

Nos cuentan que los maceteros que se han instalado cuestan la friolera cifra de 1.000 euros cada uno. Son un total de 200 maceteros. Siguen sumando ceros a los miles de euros gastados hasta alcanzar más de 700.000 euros que cuesta la peatonalización de la plaza.

Nos están ocultando los verdaderos intereses de los  nuevos “ecologistas del hormigón”

  • La responsable municipal de urbanismo es la desaparecida Sandra Gómez y el que está llevando el protagonismo, es el concejal de movilidad Grezzi, ¿por qué motivo?.
  • Las fotografías a las que me he referido. Esas de la realidad virtual y paralela en la que vive el Gobierno municipal, dan mucho para comentar.

¿Va a denunciarlos el concejal Aarón Cano? Espero que sí, ya que ha sido tan diligente a la hora de denunciar al Arzobispo de Valencia.

Es denunciable que mientras a los ciudadanos se nos exija el cumplimiento de unas normas mínimas de seguridad, esas normas no sean respetadas por nuestro  gobernantes. Se puede ver que no guardan la distancia de seguridad, van sin mascarillas y eso les da lo mismo, ellos están felices.

El Ayuntamiento dilapida así el dinero de los valencianos, la confianza en su Gobierno municipal y la imagen de Valencia.

Debemos recordar que el 9 de septiembre del 2019, Valencia fue nombrada la Ciudad Capital del Diseño 2020.

En ese momento, el señor Ribó señaló que esa designación había sido posible “gracias a la creatividad absoluta que desprende el diseño en nuestra ciudad y en toda la Comunitat Valenciana, con unos creadores y creadoras de primer nivel que hoy, de nuevo, han hecho historia”.

No me explico que con los buenos creadores y magníficos profesionales de primer nivel que tenemos en nuestra Comunitat. Nos encontremos con este mal gusto de reforma de la plaza del Ayuntamiento que dificultará las procesiones de la Virgen y del Corpus y la ofrenda de fallas.

Al poner esos maceteros que son verdaderos obstáculos para el desarrollo de dichos actos de tanto arraigo religioso en nuestra ciudad. A lo mejor es lo que pretenden.

Los vecinos del centro señalan que los ridículos y horrendos maceteros recuerdan «a una pista de coches de feria”, una auténtica burla. Esa es la realidad en la que tristemente vive alojado el Ayuntamiento.

La ciudad es su cortijo para divertirse a costa del bolsillo y del sufrimiento de los valencianos. Un auténtico escándalo.

Quieren amordazar a todos los funcionarios como han denunciado desde los servicios sociales del Ayuntamiento con un claro aroma autoritario.

Queriendo esconder que ya son 19.000 hogares de valencianos, en nuestra ciudad, cuyos miembros están todos en paro.

Ribó se niega a desbloquear las ayudas a los comercios que continúan cerrados y sin ingresos. Por culpa de la ineptitud del Consell al prometer el desconfinamiento para el día 11 de mayo.

Pero los socialistas y comunistas que gobiernan nuestra ciudad ya tienen su “Plaza Roja”

Fernando de Rosa: Plaza Roja, ¿Qué está pasando en la ciudad de Valencia?
Fernando de Rosa, Senador