Fernando de Rosa : Concurso de incompetentes

Fernando de Rosa, van pasando los días y siguen encadenándose diferentes prórrogas del estado de alarma. Aún hay mucho camino por recorrer y conseguir que los daños en el ámbito sanitario, social y económico, sean los menos posibles.

Sin embargo, a pesar de las prórrogas que se han ido acordando, a pesar de tantas semanas que han pasado desde que empezó toda la crisis, los planes del Gobierno para la desescalada no son claros y precisos.

Sigue habiendo mucha incertidumbre en el horizonte. Es cierto que si los ciudadanos hubiéramos salido de nuestras  casas, las consecuencias habrían sido todavía peores. Hemos hecho nuestros deberes. Sin embargo, el Gobierno sigue sin hacerlos. En este sentido, por ejemplo, no sabemos si somos asintomáticos, porque  no se hacen los test masivos, y así  es imposible ajustar el plan de desescalada a la situación real.

Fernando de Rosa «Los españoles tenemos derecho a saber este dato. tanto por nuestra salud, como la de las personas con las que podamos interactuar».

Tener conocimiento de esta realidad, después ya de tantas semanas, sería la forma segura de poder ir a trabajar con garantías. Los bandazos, las medias verdades y la manipulación informativa, son las formas habituales de actuación del Presidente Sánchez  en esta crisis.

Un ejemplo muy claro lo tenemos cuando el Presidente miente al asegurar, sin  sonrojarse, que España es de los países del mundo que hace más test.

La última publicación de la OCDE ha evidenciado que el Gobierno no ha dicho la verdad. España pasa de la octava posición que destacaba el Ministro de Sanidad, a la décimo séptima entre los países miembros del organismo en número de test hechos.

No comparto las declaraciones del Presidente de la OCDE en la que afirma que el puesto que se ocupa en este ranking internacional no hay que verlo como si fuera un “concurso de belleza”. Ya que es el Gobierno el que ha querido concurrir a ese concurso con una excesiva carga de maquillaje informativo.

Más bien estamos en el concurso de “incompetentes” y en ese si que estamos compitiendo por la medalla de oro.

Es la misma técnica de manipulación de datos que tuvo lugar en ocasión con la publicación de las cifras de fallecimientos por Covid 19 en el mes de marzo. Siempre hay excusas, como errores informáticos, o de cualquier otra índole, para intentar justificar los desfases en las cifras.

El Presidente pide unidad a la oposición y a la ciudadanía, y sin embargo, su Gobierno está roto.

Son frecuentes las desautorizaciones entre ministros, y sobre todo, es triste ver cómo el Presidente Sánchez  y el Vicepresidente Iglesias combaten en una carrera desenfrenada por ganar la batalla de la imagen.

Ambos pretenden llevarse la máxima puntuación en el “concurso” ante  la opinión pública. El Presidente, que tanto habla de que estamos en una guerra, está en combate con la oposición, anteponiendo a los intereses de los españoles, la actuación trilera del Gobierno, y baja la cabeza con los grupos políticos que le traicionan una y otra vez.

Esa deslealtad con la oposición se traduce en que no le comunique las medidas que va a adoptar

Que se tengan conocimientos de las medidas adoptadas, por las ruedas de prensa. Es ese afán desmedido de protagonismo, de ocupar el mayor número posible de minutos en pantalla.

El Presidente prefiere la propaganda, a la gestión, por eso está ganando el concurso de la incompetencia. En su guerra contra la oposición, quiere colgarse alguna medalla. Las medallas que debería colgarse son las de la lealtad, transparencia y verdad.

Exigimos test masivos para que los españoles salgamos sin riesgo y la economía se reactive.

La paciencia está al límite. Menos mítines, menos «homilías laicas», menos adoctrinamiento, incluso a los niños, y más eficacia. Los tentáculos de la manipulación se extienden tristemente en diferentes ámbitos. Los han hecho con el CIS, RTVE, la Fiscalía y el CNI.

Sus socios de Gobierno cuestionan e insultan al Rey, y Sánchez calla, intentan confinar al Parlamento, y no pasa nada.

Limitan el control de la acción del Gobierno por parte de los medios de comunicación, y no pasada nada. Ahora Pablo Iglesias ataca la independencia judicial ante el silencio cómplice de Pedro Sánchez, y sigue sin pasar nada. La crisis del COVID, además de sanitaria, económica y social, ha empobrecido tristemente los valores democráticos. Poco a poco se van vaciando esos valores. Después de tantas semanas de alarma, las empresas siguen sin liquidez inmediata.

Urgen exenciones fiscales, es necesario que se eximan de cotizaciones durante este estado de alarma a los servicios esenciales que trabajan mientras los demás estamos confinados:
  • Fuerzas de Seguridad
  • Personal de residencias
  • Agricultores
  • Logística

Menos maquillaje informativo y más transparencia y altura de miras.

Merecen sueldo bruto sin ningún tipo de rebaja por impuestos debido al gran esfuerzo que están haciendo. Hay que hacer  una reducción de Ministerios, y de altos cargos y que esos sueldos y gastos vayan para poder salir adelante de la crisis económica. Menos maquillaje informativo y más transparencia y altura de miras.

Fernando de Rosa : Concurso de incompetentes

Senador