Enrique Arias Vega”El futuro de Quim Torra”

El futuro del expresidente catalán Quim Torra no será político, seguramente, tras su inhabilitación temporal para cualquier cargo público. Ni falta que le hace. Económicamente tiene un futuro muchísimo mejor que usted o yo. Y, eso, sin pegar ni golpe.

Podría argüirse que no, que todo se debe a tras años de ímprobo trabajo. ¿Pero puede considerarse trabajo haber paralizado la Generalitat, fomentar la gresca, ensoñar inútilmente a sus ciudadanos e insultar un día sí y otro también a sus compatriotas del resto de España?

Por hace eso, es decir, nada útil, como no sea conducir a su Administración al desastre, ha estado cobrado más que cualquiera de sus homólogos autonómicos y casi el doble que Pedro Sánchez, presidente del Gobierno de España. ¿Puede mantenerse, en esas condiciones, el mantra de “España nos roba” y no, en su caso, el “yo robo a España”, que sería lo más coherente?

Por si no fuera poco tan generosa retribución por tanto desastre creado, Torra seguirá cobrado el 80 por ciento de su sueldo durante el próximo año y medio y tendrá una jubilación vitalicia, cuando le toque, de casi 92.000 euros anuales. Una bicoca.

Además, y para que no se aburra —¿cómo hacerlo con la posible dedicación cotidiana a su independentismo radical y virulento de siempre?—, el hombre gozará de oficina representativa con tres personas, presupuesto económico para su mantenimiento, coche oficial con chófer y escolta propia.

Todo eso, por haber hecho lo que ha hecho, con lo que no tiene necesidad de no dar golpe en lo que le queda de vida. Por eso, ya me dirán ustedes, que tienen, como la mayoría de los ciudadanos, un futuro más que precario, si ésta no es una de las injusticias mayores de la vida.

A Contrecorriente
Enrique Arias vega

Otros del autor