Cómo a Al Capone…Por Sombra

¿Recuerdan ustedes cómo cayó Al Capone?

Se le sabía implicado en el tráfico de licor ilegal, en corrupción de jueces, policías y fiscales, y de políticos, se le presumía culpable de haber ordenado sobornos, coacciones y asesinatos e, incluso, de haberlos perpetrado por su propia mano.

Y una y otra vez ya no es qué escapase de la justicia, es qué incluso no era reclamado por ella.

Nos contaron la historia, bastante novelada para incluir tiros y acción, en la película protagonizada por Kevin Kostner, “Los Intocables de Eliot Ness”

Capone al final cayó por evasión de impuestos

Marlasca y Ávalos por impuestos no se, pero a buen seguro qué se les podría Y SE LES DEBERÍA PROCESAR POR PREVARICACIÓN.

Además, de oficio, puesto que la prevaricación ha sido patente y pública, Ávalos mismo lo ha reconocido.

Y si de oficio no se promueve un suplicatorio contra ellos la oposición será bien torpe si no lo promueve.

Ganarlo es seguro, o bastante seguro, qué no lo ganarán, no porqué no sea de justicia, si no por falta de votos, pero al menos les ensuciarán la cara.

En cuanto a esa tal Delci o cómo demonios le de por escribirlo no es qué esté buscada por una tontería cualquiera, no, entre otras cosas lo está POR DELITOS CONTRA LA HUMANIDAD.

Vamos, lo mismo que, por ejemplo, Hitler si estuviera en búsqueda y captura.

¿Qué se evitó un “gravísimo incidente diplomático”?

En serio.

¿Qué gravísimo incidente diplomático?

Cuando alguien, por mucho qué sea parte de la dictadura de un país, llega a otro en un AVIÓN PRIVADO, no en un avión con enseña gubernamental de su país y no en viaje oficial si no de tapadillo, se pasea cómo Pedro por su casa por un aeropuerto y SE EMBARCA EN UN VUELO COMERCIAL ese alguien, sea quien sea, NO ESTÁ EN VISITA DE ESTADO ni tiene la menor inmunidad diplomática.

Si resulta qué, además de estar reclamada, TIENE PROHIBÍDO el acceso al espacio Schengen, en cuanto ese avión entró en el espacio aéreo español si se sabía ya qué iba en el y si no en el momento tomó tierra y se constató su presencia en el mismo, DEBIÓ SER DETENIDA Y PUESTA A DISPOSICIÓN JUDICIAL.

De hecho, habría que haberlo hecho incluso si esa intrusión en nuestro espacio aéreo y ese aterrizaje se hubiera producido, qué no fue el caso, por una emergencia.

Y no se hasta qué punto los “señores” Marlasca y Ávalos se pueden permitir en nombre de no se qué inmunidad parlamentaria prevaricar de tal modo, ocultando, protegiendo, dando cobertura y asilo a una delincuente internacionalmente reclamada, lo qué si sé es qué EN NINGÚN CASO el comisario qué el mismo Ávalos confesó le había acompañado en su visita al avión NO GOZA DE NINGUNA INMUNIDAD y debería ser procesado e inhabilitado por no cumplir con su obligación legal de, en cuanto la vio, detenerla y ponerla a disposición judicial.

Quizás a usted le parezca mal inhabilitar al comisario…

Pero la realidad es qué Al Capone cayó porqué antes había caído su contable.

En ajedrez no se hace jaque al Rey sin antes haber capturado un número de peones, cómo ese comisario, y de piezas de diferente valor, cómo “al” Marlasca y “al” Ávalos.

A ambos se les debe intentar procesar, en especial “al” Marlasca qué, si no recuerdo mal, era magistrado y juez, por lo qué no se puede en ningún caso llamar a desconocimiento de lo qué es e implica la prevaricación y, si procede que a la luz de lo qué se ha conocido es presumible qué proceda, también al anónimo comisario.

Al menos se irá sabiendo qué brindar cobertura a ilegalidades no sale “gratis total” por mucho qué alguna mente preclara, al parecer “al” vicepresidente Iglesias, se le ocurra, o se le haya alentado, a montar una operación anti Guaidó cómo se informa desde fuentes periodísticas venezolanas.

En suma todo esto se debe judicializar aunque sólo sea porqué prevaricar no es ninguna tontería y debe ser aclarado y sin descartar qué, tirando de aquellos qué se puedan encausar sin necesidad de suplicatorio, quizás haya suerte y nos tropecemos con alguien cómo el famoso contable de Al Capone, dispuesto a “cantar la gallina” lo suficiente cómo para alcanzar “al” Sánchez o al menos “al” Iglesias.

 

Cómo a Al Capone…Por Sombra