Hospital de la Ribera, cierran la Unidad de Pre-ingresos tres meses después de abrirla

Tan sólo tres meses ha estado en funciona-miento la Unidad de Pre-Ingresos del Hospital de La Ribera. “Ha sido un absoluto fracaso, una muestra más de la improvisación y la gestión a golpe de ocurrencia que se viene llevando a cabo desde el primer día de la reversión a la gestión directa del Hospital de La Ribera por parte de la Conselleria de Sanidad”, denuncian desde SanitatSolsUna.

  • SanitatSolsUna había denunciado las quejas de los pacientes por la redistribución de espacios, eliminado consultas y reduciendo la zona de esperas, así como el resultado de esta nueva Unidad, con un solo baño para 26 pacientes y sus acompañantes

Esta asociación ya hizo públicas en diciembre las numerosas quejas que llegaban de los pacientes y sus familiares, cuando se llevaron a cabo las obras para la adecuación de este espacio, eliminado consultas de la primera planta y espacio de las zonas de espera.

La gestión de camas en las Urgencias es deficiente y se pretende crear un espacio “intermedio” entre las Urgencias y la hospitalización. De esta forma, se intentaba paliar el colapso de las Urgencias, pero sin una hospitalización “completa”.

Un nuevo desastre de la reversión.

Sin embargo, la fórmula, como se avanzó, ha salido mal. Inmediatamente después de su puesta en marcha, comenzaron a llegar de nuevo quejas de pacientes que estaban en esta Unidad de Pre-Ingresos.

Un baño para 26 enfermos y sus respectivos acompañantes, mobiliario viejo, sillas sin apoya-brazos para acompañantes que hacen noche y un largo etcétera generaron una situación insostenible para los profesionales, que intentaban seguir haciendo su trabajo en unas condiciones “muy difíciles” según reconocían.

  • “El problema que es que se ha invertido tiempo y dinero en unas obras que, tres meses después se ha demostrado que no han servido para nada”.

Es por eso que, después de tres meses de quejas continuadas y prácticamente desde la apertura de esta unidad, la dirección del Hospital de La Ribera ha decidido cerrarla para “replantear” el espacio. Para SanitatSolsUna, “el problema que es que se ha invertido tiempo y dinero en unas obras que, tres meses después se ha demostrado que no han servido para nada”. Además, añaden, “se han generado molestias a los pacientes y a los profesionales total-mente innecesarias”. En conclusión: “Un nuevo desastre de la reversión”.