Oltra pide en «vasco» al Gobierno Central que quieren gestionar la renta aprobada por el Gobierno del «Ingreso mínimo vital»

«Nahitaezko gutxieneko diru sarrera kudeatu nahi dugu»

Estas palabras en euskera las ha pronunciado en la rueda de prensa posterior al Consell la vicepresidenta Mónica Oltra, mostrando su enfado con el Gobierno Central.

«Queremos gestionar el nuevo ingreso vital básico, como las cedido el mismo al País Vasco y Navarra. lo digo en vasco a ver si así me entienden en Madrid»

El ingreso vital básico se acaba de aprobar por parte del estado en Madrid. Pero la propia Mónica Oltra se muestra muy crítica no con la idea, si no con su ejecución. Así asegura que hay que armonizar este nuevo ingreso con el ya existente de la Renta Valenciana de Inclusión.

Oltra asegura que el Gobierno les remitió dos días antes un borrador de esta renta o ingreso estatal. Asegura que el no compartir bases de datos y gestionarlo puede dar lugar a duplicidades. «Donde unos cobren ambas pagas y otros absolutamente nada«. Afirma Mónica Oltra.

Una renta que será gestionada directamente por el País Vasco y Navarra

Estas dos comunidades han conseguido del estado gestionar directamente esta nueva asignación. Mientras que la Comunidad Valenciana que lo había solicitado no lo hará. de hecho lo único previsto es un futuro convenio para 2021.

«No queremos que se unifiquen criterios y se cogestiones en 2021 si no que se haga ya» afirma Oltra notablemente enfadada.

Desde la Generalitat Valenciana se exige una ventanilla única donde presentar la documentación y que ésta después sea gestionada por cada administración pública.

El enfado es porque desde que se gestó la idea y se informó desde el Gobierno, parece no se ha contado con las CC.AA., de hecho una y otra vez la Consellera Oltra ha asegurado sabía las cosas por la prensa. Afeando la actitud de las autoridades por no contar con la Comunitat Valenciana.

Cambio de actitud de Compromís

Los socios del Botanic, especialmente Compromís ha efectuado un total cambiod e rumbo. Ha pasado de someterse a pies juntillas y apoyar al Gobierno del PSOE a cuestionar todas sus decisiones.

Este cambio de actitud marca un punto de inflexión en el Gobierno del Botanic, ya que unod e sus socios empieza su nueva actitud contestataria que puede causar problemas a su socio de gobierno, Chimo Puig.