La vicepresidente de la Generalitat Valenciana, Mónica Oltra tras reunirse ya hace meses con los vecinos de PenyaRoja, en Valencia, y conocer sus problemas, envió una carta institucional al Alcalde de Valencia Joan Ribó.

Incluso la propia Mónica Oltra anunció el envío de esa carta para tratar de explicar a Ribó que no es admisible las recalificaciones y pelotazos como los que el Ayuntamiento quiere efectuar en PenyaRoja.

Un barrio que lleva años en lucha contra los pelotazos urbanísticos de Ribó y Sandra Gómez

El barrio de Penyaroja lleva ya varios años en lucha contra el Ayuntamiento de Valencia. Ya que derivado de la Sentencia de la antigua fábrica de Tabacos donde se ubican las nuevas dependencias municipales, el edificio que debía construirse no se construirá.

La constructora Guadalmedina, tenía intención sobre el solar de construir un edificio de viviendas de alto nivel. Sería un edificio gemelo al construído a escasos metros y que también ahora queda fuera de catalogación del PGOU. Donde ya las viviendas están en uso.

El Ayuntamiento de Valencia, ya en manos de Compromís y del PSPV de Sandra Gómez, ofreció solares en otros puntos de la Ciudad para permutar por ese terreno. Eligió dos solares del Barrio de PenyaRoja. Uno tras el conocido hotel Rey Don Jaime y otro pegado a la nave de la Cross.

Un barrio densamente poblado sin dotaciones suficientes y ahora los terrenos se regalan a un constructor para ahcer más viviendas

El problema vino porque el solar de la Cross estaba catalogado como futura zona verde de 11.000metris cuadrados. Queda a escasos metros de la nave de hormigón de la Cross y también junto a la nave de Madera que es actualmente el polideportivo Juan Antonio Samaranch.

El otro solar, fue cedido como carga urbanística por los propietarios de las Torres de Francia para dotación pública. Siempre se había pensado para un colegio o para un centro de atención primaria.

Sin consultar a los vecinos, Ribó y Sandra Gómez aplicaron el rodillo de la mayoría y recalificaron los terrenos sin importar las consecuencias para los vecinos, que desde entonces están en pie de lucha.

Años sin ser recibidos por la responsable de Urbanismo, Sandra Gómez y con el desprecio del alcalde Ribó. Así, llevaron sus reivindicaciones ante la Generalitat Valenciana.

¿Qué pondrá la carta para que el Ayuntamiento la oculte deliberadamente?

Los vecinos han pedido por registro conocer el contenido de la carta, al ser directamente interesados. Una carta que envía Oltra al alcalde Ribó. Ahora el Ayuntamiento en una muestra más de opacidad total deniega hacer público el contenido de la misma y afirma «está dentro de las comunicaciones normales entre administraciones». Para luego añadir tajante que «la ley de transparencia no les obliga a hacerla pública».

«Hago una ley de transparencia y te doy más opacidad»

Este hecho es una auténtico atropello a los vecinos y a la transparencia, ya que la usan limitándola y casi con desprecio hacia su sentido de creación. La opacidad que hace gala el principal Consistorio Valenciano se demuestra cada día.

El Síndic d’Agravis lleva miles de recomendaciones y misivas por numerosos temas. Porque es la administración que directamente menos informa a sus ciudadanos, ma´s deniega el acceso a la información y con más irregularidades. Ya que el propio Sindic necesita de meses y varias cartas oficiales para al menos ser contestado. El problema es que el Sindic d’Agravis sólo tiene carácter consultivo, y parece que el Ayuntamiento de Valencia le tiene tomada la medida. Despreciando la insitución una y otra vez sin mayores consecuencias