La EMT Valencia se juega su futuro

La EMT Valencia sejuega su futuro, el comité de empresa de la EMT Valencia rechaza el nuevo ERTE propuesto desde el Ayuntamiento de Valencia. La intención era sustentar un nuevo ERTE sustentado esta vez sobre causas productivas. Todo ello tras ser rechazado el ERTE planteado por EMT y ratificado por el Consistorio municipal de Ribó.

El ERTE fue rechazado por no cumplir con los criterios enumerados en el Real Decreto para poder acogerse a un ERTE.

Además de tener un informe negativo de la Abogacía de la Generalitat Valenciana que aseguraba que «ninguna administración ni empresa pública podía acogerse a un ERTE» por la situación del COVID-19.

El Comité de Empresa de EMT Valencia rechaza el nuevo ERTE

Los representantes de los trabajadores rechazaron el ERTE en el Comité de empresa. Todo ello tras conocer que el Ayuntamiento planteaba volver a presentarlo de nuevo pero advirtiendo criterios no de caída de ingresos sino de falta de trabajo debido a que no pueden salir los autobuses.

Pero el caso de la EMT de Valladolid fue igualmente rechazado y ya hay muchos criterios en contra. Así, el comité de empresa votó de la sigueinte manera:
  • Votos en contra de aceptar este nuevo ERTE: los 14 representantes UGT-CCOO-Intersindical-TUV
  • Votos a favor de este nuevo ERTE: CGT, y APP-TUV

Complicada situación laboral y económica de la EMT Valencia

Este nuevo escenario en la empresa pública del Ayuntamiento de Valencia se vislumbra muy complicado. De hecho hay cerca de 400 trabajadores en un «supuesto ERTE desde hace casi 10 días», ¿ahora qué? La solución que plantea la empresa es que esos trabajadores devuelvan esas horas y días no trabajados a cuenta de vacaciones o de días de formación.

Casi 10 millones de € que la empresa no puede asumir sin replantearse su futuro de inmediato.

Esta crisis ha dejado un agujero de 5,5, millones en la EMT Valencia, que se unen a los 3,2 millones robados en septiembre y al casi millón de euros gastados desde entonces en abogados, traductores y servicios de asesoría.

Para esto tampoco hay un Plan B, de ser de nuevo rechazado este ERTE pondrá en una muy difícil situación a la empresa.