El falso ecologismo de las autoridades con La Albufera de Valencia

En la Semana de la Cumbre Mundial contra el cambio climático, vamos a sacar a la luz el nulo interés de las Administraciones por salvar ecosistemas tan importantes como La Albufera de Valencia.

Así, tenemos proyectos aplazados sine die, proyectos nunca realizados, o incluso no hacer nada. En esto están múltiples administraciones públicas, pero las valencianas se llevan la palma.

Acuamed enterró más de 80 millones de € en un proyecto para depurar las aguas pluviales contaminadas del entorno de la Pista de Silla

Plano de los depósitos y hacia dónde se bombea el agua

La empresa pública Aguas de las Cuencas Mediterráneas, S.M.E.,S.A., (Acuamed), es una empresa pública que pertenece al Grupo Patrimonio del Estado (Ministerio de Hacienda). La misma realizó un estudio en torno al año 2010 y sobre ese mismo año licitó la realización de siete depósitos que recogieran el agua pluvial del entornod e la Pista de Silla. Todo ello para que el agua contaminada por los restos de la polición y el tráfico no contaminase el Parque Natural de La Albufera.

proyecto de acuamed para la Pista de Silla

Estos depósitos iban a recoger las aguas pluviales del entorno de la Pista de Silla. Al llover, el aceite y los restos de metales pesados del asfalto y alrededores se  mezcaln y contaminan el agua.

La idea era llevar estas agaus hacia siete depósitos que por gravedad y al estar el agua estancada depositarían en el fondo los metales pesados. Era la primea de las filtraciones. La secuandaria era llevar el agua mediante bombeo a la Depuradora de Pinedo.

¿Qué pasó?

uno de los ramales de la obra proyectada

Pues pasó que después de efectuar los depósitos faltó acabar la obra entre sedaví y la Depuradora. Una tubería debía de conectar este tramo que faltaba por licitar. Todo ello para acabar la obra y llevar esa agua hacia la depuradora, atravesando el nuevo cauce del Turia.

La realidad es que esa obra fue aplazada y nunca se realizó, por lo que los al final  80 millones gastados fueron directamente arrojados a la basura. Ya que esos motores nunca se pusieron en funcionamiento al faltar el último tramo de tubería por hacer. Un «defecto de forma» que nunca se solventó. En 2012 se paralizó el proyecto.

Un auténtico despropósito. Ninguna Administración se ha hecho cargo en 8 años de acabar esta obra tan necesaria para La Albufera que fue sin embargo declarada como «de urgencia» en 2004

La Depuradora de Pinedo no aporta aguas a La Albufera desde 2013

Más de 6 años lleva la Depuradora de Pinedo sin aportar caudal limpio a La Albufera, uno de sus cometidos de la ampliación de la misma. La Ampliación de Pinedo2 está preparada para filtrar el agua de fósforo y nitrógeno.

El problema se llama 17 millones de € que tiene que poner la Generalitat Valenciana para adaptar la Planta de Pinedo 1 para que disponga de esos filtros que eliminen el nitrógeno y fósforo del agua. Una inversión necesaria para poder aportar agua en condiciones al lago de la Albufera.

Mientras tanto, la Depuradora de Pinedo 1 sigue abocando al mar los cerca de 40 hectómetros cúbicos de agua que depura.

Además continúan sin ejecutarse las obras en Pinedo 1 para conectar la depuradora con la Acequia Rela del Júcar y que a su vez permitirá llevar agua al parque Natural.

Problemas de la Depuradora

Esta depuradora que trata las aguas de diversos municipios en torno a Valencia está saturada ya que además le llegan als aguas del único deposito de tormentas realizado por Valencia de los 8 previstos. Cuando hay un período intenso de lluvias llega excesivo caudal a la vez que hace que el aliviadero vierta directamente al canal lateral aguas sin depurar.

Ello fue visible y lo sigue siendo en la desembocadura del Canal y del Nuevo Cauce del Turia, donde las toallitas higiénicas son visibles en los márgenes del canal. Provienen del aliviadero de Pinedo.

La quema de la Paja del Arroz

Está terminantemente prohibida desde el año 2006 por una Directiva de la Unión Europea, pero a veces se elige entre susto o muerte, sin contemplar otras posibilidades.

El Ayuntamiento de Valencia a través de un programa denominado Life hace casi 20 años que elaboró un proyecto para la reutilizaciónd e la paja del arroz. El problema es que esta paja cuando se recolecta el arroz y se seca, o se recoge o si se deja en los campos, da problemas.

Sergi Campillo forma a barqueros para La Albufera pero olvida sacarla de la UCI y ni hablar de solucionar el problema del embarcadero

Durante años hemos podido comprobar cómo ald ejar la paja en el campo, al inundar en noviembre o diciembre los campos, se pudre y elimina el oxígeno del agua, que circula libremente y por tanto contamina La Albufera, causando mortandad de peces por el bajo nivel de oxígeno del agua.

Han habido múltiples proyectos, pero la realidad es que la Consellería año tras año autoriza la quema apesar de vulnerar la directiva europea. En Valencia se han «vendido» múltiples proyectos en la era de Ribó. Que si para hacer ninots o para reutilizar en construcción, pero ninguna concreción más allá de buscar el titular fácil y la pancarta, eso que le gusta tanto a los políticos, en especial a Compromís.

Este año el ayuntamiento «saca pecho» por recoger «un 10%» de la paja de los campos en el término municipal, con un coste de 3600€… Una majadería más propia de un descerebrado que de un Consistorio que se precie.

El Dragado aplazado

El Ayuntamiento, propietario del lago, ni tan siquiera ha solicitado nunca los fondos a la Unión Europea para el dragado del fondo del lago. Un fondo que se ha colmatado con los años, y sobre el que hay restos de metales pesados de las fábricas de los años 70 y 80 que vertían directamente sobre el lago.

También algún ayuntamiento de l’Horta Sur sigue vertiendo parte de sus aguas sucias de polígonos sin alcantarillado o de instalaciones municipales sobre barrancos y acequias que conducen al lago.

Un falso ecologismo de nuestros dirigentes que cada día se parecen más a Pinoccio que a un dirigente que se precie en conservar el Planeta. No seamos cínicos y actuemos con cabeza y sin falsas promesas que no tenemos ninguna intención de cumplir con posterioridad.