A Punt en la UVI

La cadena autonómica A Punt está en la UVI depués de año y medio de funcionamiento. La audiencia da la espalda a una cadena que no logra en noviembre ni un 2% de audiencia en la Comunitat Valenciana. Con un gasto de cerca de 55 millones de € al año, y con una plantilla que tiene que sacar a concurso la dirección por ley.

El tiempo de gracia de A Punt se le ha acabado. Es hora de sacar a concurso público las plazas de los trabajadores, ya que dada la premura fueron por bolsa de empleo. Una bolsa donde se premió claramente a los ex-trabajadores de RTVV con mayor puntuación.

Fracaso tras fracaso

Un año y medio en que su máxima dirigente, Amparo Marco, afín a  Compromís y amiga personal de Mónica Oltra ha falaldo en todos sus planes. Ni se han cubierto los ingresos, si he ha llegado a la cuota mínima de pantalla prevista y el gastos e ha disparado.

La propia ley de creación del nuevo ente fue vulnerada como consta en informes oficiales, al representar el gasto en personal más de lo eprmitido por la propia ley con arreglo al presupuesto. Este año 2020 se solventará inyectando 11 millones de € más en el ente.

Ni siquiera la emisión de l’Alqueria Blanca, tirando de archivo de Canal 9 les ha hecho mejorar la audiencia. Que cada día cae más. Tras 18 meses una televisión local cualquiera tiene más audiencia con un presupuesto 10 veces menor y sin medios públicos.

Falta de imparcialidad en las noticias.

La cadena que dirige con mano de hierro Amparo Marco, ha convertido la tele de los valencianos en el nuevo Canal 9. Un arma al servicio del partido en el poder, que sirve como altavoz y vocero de quién gobierne. Así pasamos de TelePP a TeleOltra y TelePuig. Cayendo en los mismos errores del pasado.

Los acólitos de Compromís como Escola Valenciana y los actos de marcado carácter catalanista están muy presentes, así como entrevistas continuas especialmente a Mónica Oltra. Esto ha hecho que el hartazgo lleve a los pocos espectadores a desconectar la cadena.

De los 4 millones en publicidad presupuestados sólo se cubrirá cerca de un millón.

Si la audiencia ha dado la espalda a A Punt, era previsible que los anunciantes no se quisieran anunciar en una cadena que no ve nadie. Con lo que a pesar de contratar a una empresa externa que buscase publicidad y publicitase el propio medio, los ingresos no han llegado en la forma esperada.

El CVMC quien lleva al dirección real

El Consejo Valenciano de Medios de comunicación es quién lleva la dirección de la cadena, y quién nombró a Amparo Marco. Con presencia de representantes políticos de los partidos de Les Corts y Sindicatos y miembros de la Generalitat no sabe cómo afrontar un nuevo nombramiento de un nuevo director para el ente. Por si fuera poco, hay varios consejeros que no se han cambiado a pesar de pedirlo ellos mismos.

Marc Pallares Pitarch es el  consejero nombrado por Podemos, Diputado en Corts Valencianes por Castello y «licenciado en filología catalana». Dejó el cargo com marcaba la ley y ha vuelto a ser nombrado.

Un CVMC que sigue dando cobertura a un ente a la deriva y que son incapaces de virar el rumbo del barco directamente contra la escollera. ¿O quizás no quieren?. Al final, la vergüenza de los valencianos, repetir los mismos errores de Canal 9 que le llevaron a su final. ¿A Punt correrá la misma suerte otra vez?. El Humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra…