La Agencia Antifraude la semana pasda advertía en un informe tras una denuncia que las ayudas del Ayutamiento de Valencia dadas a Escola Valenciana son irregulares.

Estas ayudas las suele adjudicar directamente ibó del presupuesto de Alcaldía a entidades afines a Compromís como son Escola Valenciana, ACPV, Ca Revolta o El Micalet.

Antifraude marca el camino para el fin de ayudas a dedo de Ribó

La Agencia Antifraude pone el foco en que estas ayudas si son anuales han de publicarse y darse publicidad para que sean de pública concurrencia y cualquiera se pueda presentar. lo que supondría claramente el fin de las ayudas a dedo.

En el caso de Escola Valenciana el propio Ayuntamiento las justifica como «ayudas a la promoción del valenciano que se adjudican ya varios años». A lo que la propia Agencia Antifraude las denomina irregulares y da un plazod e un mes al Ayuntamiento para eliminarlas. Ya que este tipo de ayudas han de ser «excepcionales».

El propio Ayuntamiento de Valencia alega que son procedentes y la Agencia Antifraude le recuerda que no hay excepcionalidad si encima se dan todos los años. Con lo que le recuerda que en el caso de querer dar este tipod e ayudas o subvencioens han de darse publicidad y han de tener una pública concurrencia donde cualquiera se pueda presentar. Todo lo demás recuerda que no cabe y es irregular.

El caso del Micalet

Además se da la circunstancia que las mismas ayudas que da Ribó desde Alcaldía al Micalet, han tenido una extraña justificación. Esta entidad está presidida por un dirigente de Compromís que Ribó nombró a dedo Jefe de Servicio en Jardinería del propio Consistorio Municipal. Esta vez la justificaciónd e la ayuda del 2020 la realiza mediante la realización de conferencias y actos coorganizados o apoyados por Compromís en su sede, tales como mesas de debate sobre la «libertad de presos políticos» o «el derecho a decidir».

 

El caso de ACPV

Esta entidad además de ser beneficiaria de ayudas directas además se le adjudican a dedo materiales didácticos para cursillos de «Valenciano» del Ayuntamiento. Todas estas adjudicaciones o subvenciones a dedo o vía contrato menor han de tener justificada su excepcionalidad. Todo lo demás al final va contra la posibilidad de pública concurrencia.

Opacidad total municipal e irregularidades por doquier para seguir con los amiguismos de Ribó

Las irregularidades y la falta total de transparencia y amiguismos son claros en un Ayuntamiento del que Ribó presumía de transparencia y que cada día es más opaco y desde el primer día sólo ha practicado el amiguismo.

Resulta sorprendente que tras el primer informe de la Agencia Antifraude el propio Consistorio alegue en contra tras las múltiples evidencias. Queriendo tapar la realidad de las irregularidades. Todas las alegacioens fueron desestimadas. Lo que nos permite decir que Ribó riega a sus amigos, ese ejército de estomagos agradecidos, con dinero público adjudicado de forma totalmente irregular.

Justo de lo que se quejaba Ribó y Compromís Valencia, un amiguismo que ahora practica de manera continuada año tras año a pesar de las adevrtencias de irregularidades.