Durante el primer Estado de Alarma impuesto por el Gobierno se interpusieron más de 1.450.000 multas en España. Son sanciones administrativas de difícil cuantía que cuando han sido recurridas en Tribunales por los saniconados, 3 de cada 4 están siendo archivadas.

El Gobierno se olvidó de establecer un régimen especial y ahora aplica una ley mordaza que antes rechazaba

El Gobierno de España no estableció ningun régimen especial, por cuanto las multas se aplican en virtud de la famosa ley de seguridad ciudadana o también llamada popularmente como «ley mordaza».

Una ley morzada que ahora quiere aplicar el gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos y que tantas portadas por su férrea oposición ocuparon en periódicos. Su rechazo fue monumental cuando estaban en la oposición, pero que no han derogado a pesar del timo que llevan gobernando.

No sólo se le ha olvidado derogar tal ley sino que ahora la aplica para aplicar las sanciones por saltarse el confinamiento.

Un ejército de abogados está tumbando la mayoría de esas sanciones. Así, si un agente le ha instado a volver a su domicilio y las personas no se han opuesto, los juzgados entienden no hay desobediencia a la autoridad de los agentes, si una persona cumple su órden y se va a su domicilio a cumplir la cuarentena.

Espor ello, que sólo una de cada cuatro sanciones prosperan. Sólo las personas que se negaron a cumplir las órdenes de los agentes y han sido sancionadas por ello.

Una vez más, el gobierno no ha hecho los deberes. En el caso de la Comunitat Valencia advertidos de ello, la Generalitat Valenciana publicó un régimen especial sancionador hacia el final del Estado de Alarma. Cuando era competencia de las Comunidades Autónomas esa desescalada.