El PP recurrirá una armonización fiscal que obligue a la Comunitat a subir todavía más impuestos

Bonig: “No vamos a permitir que suban más los impuestos a los valencianos para pagar los chiringuitos de Puig”

La presidenta del PPCV, Isabel Bonig, ha señalado que “no vamos a permitir que suban más los impuestos a los valencianos para pagar los chiringuitos de Puig”.

Bonig ha presentado en rueda de prensa una serie de medidas para rebajar los impuestos “en lugar de la armonización fiscal por arriba, no por abajo, que proponen Puig y Sánchez”.

La presidenta popular ha señalado que “Puig, cuando habla de armonización, significa obligar a subirlos por encima. Si reforma la LOFCA con una subida de impuestos, es inconstitucional. El PPCV estudia plantear una batalla judicial en defensa de la autonomía y el autogobierno, el respeto a la Constitución y a las leyes que en el ejercicio de esa autonomía cada comunidad determine”.

Isabel Bonig ha advertido de que “si Puig va por el camino de la subida de impuestos limitando la capacidad de las autonomías, el PP planteará batalla. No vamos a permitir que el dinero de los valencianos vaya a los chiringuitos del señor Puig. Siguen contratando más asesores, y el año que viene tienen 341 millones de euros más para chiringuitos. El dinero de los valencianos debe ir para los servicios de los valencianos y no para los privilegios de Puig y el Botánic”.

La propuesta popular es bajar un 7% el IRPF a aquellos que cobren menos de 30.000 euros, la desaparición del impuesto de sucesiones, donaciones y patrimonio, el impuesto de transmisiones patrimoniales bajándolo del tipo general del 10% al 6%, y el de los actos jurídicos documentados al 0,75% ( hoy entre 1,5 y 2%). “Con esto se fomenta el consumo y se reactivaría la economía”, ha añadido.

La bajada de impuestos, la mejor fórmula

Isabel Bonig ha explicado que “ningún país de Europa sube impuestos, menos Sánchez. La fórmula de bajada de impuestos que proponemos es una buena fórmula de acabar con la economía sumergida y además atrae la inversión nacional y extranjera”.

La líder popular ha señalado que “los ximoanuncios de bonificaciones son mentira. Con estas medidas, los valencianos se ahorrarían entre 90 y 100 millones de euros. En Andalucía se han recaudado 550 millones de euros más. Cuentan con 126.000 contribuyentes más. Y en Madrid se han recaudado 157 millones más. Bajando impuestos se recauda más”.

Bonig ha dejado claro que “no permitirá que un presidente de la Generalitat acuse de dumping fiscal a otra comunidad porque eso es una práctica ilegal. Cada comunidad tiene unos márgenes de impuestos, y la autonomía consiste en eso. La política de Puig es subir impuestos para mantener chiringuitos. Otras comunidades bajan impuestos para atraer inversión. Es un problema de concepto. Quieren subirnos a todos los impuestos por ley, pero no hablan de gasto y de gestión, de utilizar fórmulas más eficientes”.

Al contrario que en el resto de Europa

“En toda Europa hay una política de bajada de impuestos menos en España. En lugar de máximos como quiere Puig, debería ir al mínimo. Todas las CCAA (excepto canarias, País Vasco y Navarra) tienen las mismas competencias y por tanto, libertad y posibilidad de bajar impuestos que tienen transferidos. Aquí Puig ha gastado 1.104 millones en chiringuitos desde 2016 y en presupuestos para 2021 prevé 341 millones de euros más. Con Puig, los valencianos pagamos más de 3.300 millones de euros más en impuestos. Su política progresiva supone castigar con más impuestos a todos los contribuyente. Desde que Puig gobierna se ha subido el IRPF, sucesiones, patrimonio y actos jurídicos. Y esto aún no ha acabado”.

Bonig ha reiterado que “queremos que el dinero de los valencianos para los valencianos, no para los chiringuitos de Puig. El PPCV recurrirá al Tribunal Constitucional si Sánchez aprueba el acuerdo del Ejecutivo y ERC para una armonización fiscal que obligue a la Comunitat a subir impuestos porque se estaría saltando la Ley Orgánica de financiación de las CC.AA (LOFCA) y se estaría vulnerando un principio constitucional”.

El PP recurrirá una armonización fiscal que obligue a la Comunitat a subir todavía más impuestos