Compromis jugando a dos bandas

Compromis vuelve a la carga jugando en varias partidas a la vez y con cartas distintas. Baldoví y Compromís jugando en Madrid a apoyar al PSOE y a la vez a denunciarle y pedir dimisiones al PSOE. Compromis jugando a dos bandas tanto en Madrid como en Valencia

Una de las claves de la reunión fallida que Pedro Sánchez tuvo con Compromís para conseguir su apoyo en la reunión en Valencia a principios de mes se basaba en un documento que remitiría la formación independentista catalanista a Madrid.

En el mismo documento se hablaba de plazos concretos para la financiación y de políticas de dependencia según informaron Mónica Oltra y Baldoví. Nada decía de la necesidad de infraestructuras, del apoyo a los citricultores frente a convenios con terceros países, ni de proyectos paralizados años como el tren de la costa, las deficientes líneas de cercanías de Renfe o la solcuión ferroviaria de Valencia y Alicante.

Un documento y negociaciones con demasiados olvidos importantes

Muchos olvidos en un documento del que nunca más se supo en 3 semanas, y de ser enviado era según Compromís «la clave de nuestro apoyo a la investidura de Sánchez«. Un apoyo que daban casi por cerrado.

Ahora esa reunión suena a teatrillo veraniego para hacerse la foto dadas las circunsatancias actuales.

Por contra, con la crisis del Open Arms, Compromis esta misma semana aseguró que pedirá la dimisión de la ministra Calvo al PSOE por su «gestión de la crisis del open Arms». Un gran obstáculo de cara a negociar con el PSOE inversiones y necesidades para los valencianos. Compromis jugando a dos bandas tanto en Madrid como en Valencia

Tensión por la financiación y la posibilidad de la vía judicial que abre Cataluña

Hace un par de días desde Compromís se apuntaba no se descartaba acudir a los Tribunales, como va a ahcer Cataluña, para demandar al Gobierno por la insuficiente financiación autonómica de los valencianos.

Así se demuestra con hechos que la sintonía no es tal y casi se da por roto un acuerdo, a no ser se vuelva a cambiar de opinión, de nuevo.

En clave interna aumentan, y mucho, las tensiones entre PSPV y Compromis.

De hecho en el tema de acudir a los Tribunales por la financiación autonómica, el tema surgió por la intención de Torra, en Cataluña de llevar al estado ante los Tribunales. El PSPV cerró de inmediato esa vía para el ejecutivo valenciano. Compromís no la descarta y hasta los diputados de compromís como Nadal reconocen abiertamente este malestar en sus redes sociales.

«La vía de las manifestaciones para pedir una financiación justa la van a liquidar en cuanto Pedro Sánchez llegó al Gobierno. La vía judicial tampoco vale, pues es la vía de los separatistas y nosotros somos buenos chicos. Pero siempre nos quedará el postureo ¡Viva el postureo!».

Acusan de postureo al PSPV y tensan sus relaciones más si cabe. De hecho el tema del Open Arms tensionó tanto las relaciones, que el propio Presidente, Chimo Puig estuvo perdido días a la espera de una respuesta del propio Sánchez.

Ahora además se tensiona por los recortes anunciados del 30% y la congelación de gastos del Consell anunciada desde La Consellería de Hacienda. No están de acuerdo con esos recortes, ya que dicen son fruto de la infrafinanciación.

Asfixia financiera de la Generalitat Valenciana que obliga a duros recortes inmediatos que se niegan a aceptar Compromis y Podemos.

El tema se antoja muy complicado de solventar porque la asfixia financiera del Consell es ya alarmante y es necesario un recorte de más de 500 millones de € inmediato. Aunque éste no será suficiente y se espera desde el PSPV todas las obras e inversiones no previstas queden paralizadas hasta 2020. también se recorte en el gasto corriente.

El problema radica que con una Generalitat Valenciana con más consellerías y un 30% más de altos cargos, el gasto se ha disparado en más de un 40% con unos ingresos que están paralizados.

Chimo Puig en la cuerda floja y sujetado por una única mano

Chimo Puig en la cuerda floja de nuevo

Este hecho va a tensionar la primera reunión del Consell, hasta tal punto que desde Compromís y Podemos no quieren aceptar un sólo recorte en sus consellerías, con lo que de aplicarse sería contra su criterio, y podría llevar a la ruptura del Botanic.

Chimo Puig está en una situación muy dificil, y le espera un otoño e invierno que será un verdadero quebradero de cabeza contínuo para el PSPV que no sabe cómo aguantar las embestidas de Compromis y Podemos. Una vez más espera a ver qué pasa con las elecciones en Madrid para despejar dudas y ver qué hace.