Un Bando del 9 d’Octubre de Ribó lleno de contradicciones

«Haz lo que yo diga pero no lo que yo haga». este es el resumen perfecto.

El Ayuntamiento de Valencia ha publicado el tradicional Bando del 9 d’Octubre. El  alcalde de Valencia, Joan Ribó, recuerda que esta fecha “emblemática” “nos sirve para celebrar nuestra realidad como pueblo y para reivindicar nuestras aspiraciones y el marco del autogobierno”.

En este documento, el alcalde aprovecha para reivindicar, “sostenibilidad, nuestra manera tradicional de vivir, la mediterránea, y la posibilidad de optar a las mejores infraestructuras y comunicaciones para nuestra ciudad en equilibrio con nuestro patrimonio histórico y natural”. Y por supuesto, invita a la ciudadanía a participar de la Procesión Cívica que tendrá lugar el próximo miércoles, 9 de Octubre, a las 12 horas.

Sinsentidos y contradicciones en el discurso de Ribó.

En el bando del 9 d’Octubre, el alcalde habla de  exigir las infraestructuras necesarias para desarrollo. Pero por otro lado, habla del respeto a la huerta y al entorno. Un sinsentido si recordamos las últimas actuaciones de Ribó.

  • Vota en contra de la ampliación del puerto de Valencia, pero exige un túnel subamarino de 80 millones de € como acceso norte al mismo.
  • Ribó habla del respeto a la huerta y exige la paralización del tercer carril de la V-21, pero su partido al exige en el Congreso y vota a favor en Las Cortes Valencianas.
  • Habla de trabajar por el futuro del planeta pero en su carrera él decidió que su partido optara por un urbanismo salvaje que se cargara el paisaje natural en Canet d’En Berenguer, justo donde posee un gran ático para sus vacaciones.

En la invitación que el alcalde hace para que la ciudadanía disfrute de la fiesta del Día de la Comunidad Valenciana, Joan Ribó asegura que “vivimos un 9 d’Octubre con la mirada puesta en el presente y el futuro de nuestro territorio, en un sentido local y al mismo tiempo global”. “Porque el aprecio por nuestra tierra se tiene que demostrar defendiendo nuestro entorno y nuestra singularidad paisajística: nuestra huerta, nuestras playas, la Albufera, el aire que respiramos; en definitiva: nuestro medio ambiente. La emergencia climática es una realidad no solo de futuro, sino también de presente”.

Ribó habla de «respeto a nuestras tradiciones y nuestra Historia». Todo un chiste

Joan Ribó además reclama “una financiación adecuada, y unas infraestructuras que dinamicen nuestra economía, la potencien y nos vertebren”. También habla “de las reivindicaciones que tienen que ver con el respecto a nuestra cultura y a nuestra historia”.

Un respeto a nuestra historia que su partido se inventa cada día y sigue con su genocidio cultural a la Cultura y Lengua Valencianas. Porque además existe una clara sustitución de tradiciones propias por ajenas, especialmente de otras latitudes más al norte.

Justicia Social que él mismo no aplica en sus ordenanzas

El bando también rememora “el potencial que tiene nuestra sociedad”. Además, destaca “la voluntad de avanzar que se tiene que traducir en mejoras en el ámbito de la justicia social, y que tiene como hito el logro de una ciudad y un país que trabajen a la vez para que todas las personas tengan las mismas oportunidades, donde la diversidad sea una riqueza no solo a valorar, sino también a promover, y en los cuales el logro de la igualdad entre los hombres y las mujeres que habiten sea una constante”.

Una justicia social e igualdad que no aplica en als ordenanzas fiscales aprobadas la semana pasada

Las propias ordenanzas fiscales aprovadas hace una semana, son contrarias a esa justicia social. Así, penalizan a las familias numerosas que han alzado su voz. Porque la necesidad de viviendas más grandes y mayor gasto de agua les va a perjudicar y subir sus impuestos y tributos.

También esas ordenanzas van en contra de la «justicia social» ya que repercute en los valencianos un aumento de la tasa de alcantarillado. Igual tasa para todos, vivas en la Calle Colón o en el barrio de Nazaret. Unos impuestos «con una clara injusticia social» y que perjudican a los más débiles.

Un llamamiento a la calle para respetar la pluralidad. ¿Defensa de los intereses valencianos?

Como colofón, el alcalde hace un llamamiento a la ciudadanía. “Llenemos las plazas y las calles con un mensaje rotundo: la pluralidad de opiniones tiene que contribuir, precisamente, a fomentar la unidad en aquello que nos une: la defensa de los intereses de la ciudad de Valencia y de todo el pueblo valenciano, de nuestra cultura y patrimonio, de un modelo igualitario e inclusivo de sociedad, y de la sostenibilidad en el presente y en el futuro”.

Una defensa de los intereses valencianos que precisamente no es el fuerte de Compromís. Una defensa que no recurre el decreto que perjudica a los productores de cava valenciano. Debe ser la defensa de los cachorros de la CUP cuando atacan a los intereses turísticos valencianos…hay tantas «no defensas»…que el bando parece un chiste.