Esta semana se desprendía el techo de la sala inferior del Palau. La Sala Joaquín Rodrigo se cerró hasta que se proceda a su reparación. SOS al Palau de la Música.

Pero las sorpresas no tardarían en llegar.

Y es que Bomberos procedió a una inspección total del edificio esta misma semana después del desprendimiento del techo. Dictaminó que estaba desprendida parte de la conducción del aire acondicionado de la sala sobre el patio de butacas. Así como numerosas placas del falso techo. Todo ello debido a filtracioens contínuas del propio aire acondicionado que habrían humedecido el techo durante bastante tiempo.

Bomberos dictaminó el cierre de la sala hasta que se proceda a una revisión y reparación de toda ella. Pero la inspección subió a la sala principal, donde hace meses cayó una placa del techo lateral. Allí vio que no había ninguna desprendida. Pero les fue imposible acceder a la zona entre el falso techo y el techo real de la Sala Iturbi, pero vistos los antecedentes dictaminaron que la Sala «no es segura para el público».

Múltiples «signos» del deterioro ignorados

Durante más de un año las advertencias y sustos del propio edificio han sido constantes. Todo ello sin haber actuado al respecto, esperando una reforma aplazada «sine die». Tan sólo pequeños parches y reparaciones.

El Palau de la Música se cae a trozos por la desidia municipal

La realidad es que hay lonas contra los desprendimientos en las fachadas, el techo está cubierto parcialmente por otra lona impermeable contra la lluvia para evitar filtraciones.

El Palau urge una reforma total que no ha tenido en sus más de 30 años de vida. La misma no puede aplazarse más, porque literalmente, el edificio se cae a trozos. SOS al Palau de la Musica.

Decisión política de «cierre del Palau» por seguridad.

Ahora Bomberos «desaconseja» utilizar las salas Iturbi y Rodrigo del Palau, con lo que esta misma semana la junta de gobierno municipal habrá de decidir sobre el cierre cautelar o asumir los riesgos una vez más. De haber un desprendimiento en la Sala Principal, en la Iturbi, la responsabilidad sería del propio Ayuntamiento.

Lo que está claro es la dejadez de mantenimiento de un edificio municipal durante años ha provocado esta situación que ahora urge una decisión urgente, que no puede esperar a después del verano. El Ayuntamiento ha de empezar a trabajar por «salvar el Palau de la Musica«, todo un icono de la música en Valencia.

Recortes en mantenimiento y contenedores culturales que caen a trozos.

Cabe destacar que ha habido un recorte de más del 60% que ha vivido la conservación del Palau de la Música en los últimos tres años. Aunque este caso no es único, ya que los edificios culturales en Valencia están en pésimo estado de conservación. Recordemos que Diputación tiene cerrada la Sala Escalante, olvidada lustros y ahora está actuando sobre la fachada del teatro Principal que se desprendía a pedazos.

«Gestionar» esa palabra olvidada por nuestros políticos gobernantes

Gestionar es la palabra que han de aprender nuestros políticos gobernantes, sobran las fotos con los artistas y falta gestión y conservación. Una buena gestión de los espacios culturales no es programas miles, ni hacerse fotos con grandes artistas, es cuidar la cultura en su conjunto y ahcerla accesible. También nos hemos de preocupar por los edificios donde se imparte, ya que además son aptrimonio de todos y es su obligación mantenerlos en estado óptimo, una situación que se ve no se ha dado en los últimos años.

SOS al Palau de la Música, SOS a la Sala Escalante y SOS por nuestro Patrimonio olvidado, denostado y dejado por nuestros gobernantes.