Sandra Gómez, El Cabanyal y los mundos de Yuppie

Sandra Gómez, El Cabanyal y los mundos de Yuppie. Este es el título de esta broma del Ayuntamiento, que parece se publica y se adopta el acuerdo para justificar una vice-alcaldía que poco ha hecho de facto. Un cargo que poca visibilidad ha dado a la concejala del PSPV. La alcaldía temporal por el verano se ha dado a concejales de Compromís, a Sergi Campillo y a Luisa Notario, con lo qeu Ribó, aparta a su flamante vice-alcaldesa y la arrincona.

El Cabanyal pide a gritos día sí y dá también una solucióna  sus problemas reales. La solución no pasa por hacer aceras inmensas o en hacer vías verdes, sino en actuar y hacer cumplir las leyes.

Problemas de convivencia que el Ayuntamiento soluciona publicando un decálogo de convivencia…surrealismo en estado puro

Los problemas de convivencia se agravan y la venta de drogas da la sensación que crece día a día, por lo menos durante este verano.

El ayuntamiento para atajar las fiestas nocturnas con alto volumen en medio de la calle en la madrugada inventó un «decálogo de convivencia». Esto es como a un alcohólico decirle que su riñón se verá afectado, que no debe beber alcohol. De nada ha servido esta surrealista medida.

La presencia policial ha bajado. Los efectivos bajo mínimos y la «flamante comisaría de la zona cero» al final es un barracónd e obra que se abre una hora de mañana y una de tarde con un sólo agente.

Proyecto de vía verde

El proyecto de vía verde ahora anunciado por la vice-alcaldesa es fruto de una propuesta vecinal, pero una vez observados los planos entra en conflicto con el Plan presentado una y otra vez.

Se trata de una vía para unir con un itinerario peatonal y «verde» Serrería y Tarongers con La Marina. Aunque el estilo del Ayuntamiento cuando hace estos itinerarios es como el de la Palza Lorenzo de la Flor, cemento y hormigón al 80%…

Según Sandra Gómez, “es la regeneración del barrio a través del PECC con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los vecinos y vecinas de una de las zonas más emblemáticas de Valencia”. De esta manera, ha reiterado su voluntad de llevar la exposición de las alegaciones al pleno de septiembre u octubre “para que podamos disponer de unas normas y un plan que garantice la convivencia y la rehabilitación del barrio”.

Convivencia en el barrio con un decálogo y una vía verde.

Esta es la solución que adopta el Consistorio para acabar con al venta de drogas, las ocupaciones ilegales, la marginalidad y las fiestas nocturnas de algunos.

Es el undécimo proyectmo que se presenta para el barrio, pero la realidad es que ninguno ha frustificado aún. Incluso el plan de aceras del año apsado aún lleva sin plantar el arbolado en la mayoría de alcorques de la zona un año después.

Demasiados proyectos, muchos compromisos, se acumulan los incumplimientos.

La Plaza del Rosario aprobada hace años sigue igual, y es que los proyectos se acumualn, epro nunca fructifican, un humo que no paran de vender desde el Consistorio ante la desesperación de los vecinos.

El delta verde que ha de abrazar a la Estaciónd el Cabanyal sigue sólo en los planos, porque la zona sigue exactamente igual desde hace años.

Ahora, con esta proyecto, la zona ante la Marina donde se iba a construir un gran hotel y un jardín junto a un nuevo barrio de viviendas desaparece de nuevo para hacer un estanque y un paseo ajardinado.

Los fondos del Plan Confianza de hace años no se han gastado en su totalidad y el dienro de distintas administraciones para ejectuar proyectos se ha de devolver porque no se han hecho. Sólo hay pequeños parches, pero lo principal que es recuperar el barrio y la convivencia para los vecinos, no se hace.

Vecinos y colectivos del Cabanyal siguen quejándose por el deterioro de la convivencia

Vecinos y entidades del Cabanyal desesperan ante la pasividad municipal