Grezzi sigue haciendo de las suyas.

Ni el mes de Agosto para a Grezzi de seguir con sus fechorías de «movilidad». Y es que esta semana ha seguido con su política de obstaculizar la calzada con más y más elementos. Así, esta misma semana se han «segregado» del tráfico dos tramos nuevos de carril EMT Taxi en la marginal derecha del río.

El primer tramo, de casi 260 metros en la calle Blanquerias, es el comprendido entre la plaza del Portal Nou hasta la calle Pare d’Òrfens. Mientras, el segundo,  es el comprendido entre las calles Comte de Trénor y parte de Pintor López hasta la plaza del Poeta Llorente.

Un análisis muy cocinado y fuera de la realidad.

Desde la concejalía de Movilidad sostenible que dirige Grezzi apunta que «la ocupación no autorizada del carril de uso exclusivo de EMT y taxi es la principal fuente de la pérdida de regularidad de las líneas de autobús público municipal. Por ese motivo, con el fin de reducir las molestias que padecen las personas usuarias de transporte colectivo municipal, el servicio de Movilidad Sostenible continuará con la segregación de algunos de los tramos de la ciudad en los que el grado de infracciones es más elevado y el consiguiente perjuicio a la colectividad, por tanto, más notorio.»

Un análisis que nada dice de que los mismos elementos de segregación producen que al pararse un taxi, el autobús tenga que esperar detrás. Estos elementos impropios son los que producen un aminoramiento de la marcha y reducen la capacidad del tráfico. Todo ello provoca una velocidad menor. Uno de los principales problemas de la EMT es la caída de la velocidad media de los 35 km/h a poco más de 10km/h. Casi es más rápido en muchos tramos ir a pie. Grezzi sigue haciendo de las suyas incluso en verano.

Separadores mal colocados, peligrosos y que provocan más retenciones

Estos carriles segregados con separadores de diversos modelos ya existen en Colon, Mestre Racional, Maties Perelló, Centelles, Jacinto Benavente, Angel Guimerá o Blasco Ibáñez. Tramos donde la concejalía de Grezzi dice que «los resultados en la mejora de la regularidad del transporte colectivo ya han sido comprobados». Nada dice de los problemas generados en Colón o Ruzafa incluso para el transporte público o de que la propia empresa del modelo «zebra» informó de la mala colocación de los mismos, que han de estar en diagonal y no en paralelo al tráfico para no provocar accidentes.