El pasado viernes se celebró un espectáculo pirotécnico en las calles del Centro de Valencia. Uno de los denominados «Correfoc». Un espectáculo dentro de los actos de la Feria de Julio de Valencia. Correfoc en las Calles de Valencia

Es el cuarto año consecutivo que la Gran Fira de Juliol incorpora el correfoc dentro de su programación y del apartado «Focs de la Fira». Un bloque centrado en espectáculos pirotécnicos, en el que se quiere poner en valor las manifestaciones pirotécnicas valencianas menos conocidas. Es el caso de este acto participativo, donde todas las personas que lo desean, con las medidas de seguridad y precaución correspondientes, pueden participar danzando con los demonios.

Fotografía: Rafael Verdeguer

Los demonios de fuego, fueron las collas de L’Infern Faller, Els Socarrats de Campanar, Dimonis de Montolivet y Dimonis de Massalfassar.

Pere Fuset, concejal de Cultura Festiva del Ayuntamiento de Valencia, señaló que «el correfoc volverá a estar encabezado por el Rat Penat Valentí. Un personaje basado en un mítico  cómic de los años 80 creado por Sento Llobell, que el año pasado se incorporó al patrimonio festivo, y este año estuvo presente en la cabalgata inaugural de la Gran Fira y en el desfile de la Gran Nit».

#FiraDeJuliol #GranFiraDeValencia 2019Video completo en nuestro canal de YouTube¡¡Siguenos!! ➡️ https://youtu.be/Z8xkVYNy9hY

Publicada por LAS FALLAS LA MEJOR FIESTA DEL MUNDO – LES FALLES LA MILLOR FESTA DEL MON en Viernes, 26 de julio de 2019

Actos extraños a la Tradicional Fira. Una Fira que necesita por un lado volver a su origen y por otro consolidar actos y descentralizarlos

Una vez más, se incorporan actos a la Fira que se entrelazan con otras culturas valencianas, nos e sabe si para jugar al despite intencionadamente, o simple coincidencia.

La Fira de Valencia, ( de siempre Fira de Juliol) ha abandonado con Pere su esencia. Si bien se ha llevado a pequeñas plazas en muchos lugares, los actos centrales se vienen celebrando en torno al centro de la Ciudad. Se ha perdido la centralidad de la Alameda, que tan sólo se utiliza para la Batalla de Flors y ha perdido todo el encanto de parques y del Puerto. Atrás queda la intensa actividad al borde del mar en los Tinglados, hoy casi olvidados.

La Fira necesita un empuje y volver a su esencia y colaborar más con asociaciones  y colectivos de la Ciudad que se muestran al gran público.