Representantes de la Comisión Técnica de la World Design Organization (WDO) se encuentran visitando la Ciudad

Candidatura de Valencia para ser Capital Mundial del Diseño en 2022. El alcalde de Valéncia, Joan Ribó, recibió ayer a los representantes de la Comisión Técnica de la World Design Organization (WDO) y del Comité Organizador de la Candidatura de Valencia Capital Mundial del Diseño 2022. Los cuales se encuentran visitando la ciudad durante tres días para recabar datos del proyecto valenciano. «Valencia ha destacado durante mucho tiempo por ser una ciudad con una gran voluntad de diseño en numerosos niveles y ámbitos», ha recalcado el alcalde. Valencia,  es finalista junto a la ciudad de Bangalore (India). El próximo 11 de octubre se conocerá el veredicto final y veremos si Valencia es elegida.

Tras la recepción en el Consistorio, la delegación de la World Design Organization, formada por su secretario general, Bertrand Derome. También por el director de Programas y Comunicación, Andréa Springer y el representante del comité organizador, Brandon Gien. Van a visitar diferentes lugares emblemáticos de la ciudad. Tales como el Museo de la Seda, el MuVIM, el IVAM o la Ciutat de les Arts i les Ciencies, entre otros.

Gien ha recalcado «su satisfacción por conocer la ciudad de Valencia», durante la visita oficial, que dura tres días y que sirve para recabar datos sobre Valencia y su proyecto.

Ribó y Compromis, patinan una vez más, olvidando todo lo que no suena a Compromis y su ideología.

Por otra parte Joan Ribó ha recordado «importantes figuras valencianas como el muralista Josep Renau o el diseñador Javier Mariscal, así como el trabajo que ha realizado el Ayuntamiento durante los últimos cuatro años».

De nuevo Ribó barre para casa y olvida la importancia del diseño en la Comunitat Valenciana como imagen exterior. Como por ejemplo todo el diseño de la exportación citrícola durante décadas.  Las etiquetas y cartelería de las naranjas y cítricos valencianos que se estudian como ejemplos de diseño.

También olvida el diseño de imagen con grandes cartelistas de eventos y fiestas populares como las Fallas. Diseños que durante siglos han sido icono de las Fiestas y la Idiosincracia Valenciana.

También recalca el trabajo de diseño de estos años a su cargo, olvidando muchos sectores. Si bien en diseño se ha avanzado mucho, carteles como los de las Fallas se han despersonalizado tanto que el diseño vanguardista no representa a los valencianos ni a los falleros, que ven este cambio como un burla. Diseños que se han divociado de la sociedad a la que estaban ligados.

Incluso en la foto oficial se prefiere «colgar» cuadros de diseño vanguardista despersonalizados, que recordar diseños propios ligados a la iconografía valenciana, sean pasados o presentes. El diseño no es una cosa que se ha inventado hace cuatro años, Ribó.