Catalá considera “muy preocupante” la evolución anual del paro en Valencia con un incremento del 23,10%

La portavoz del Grupo Municipal Popular, María José Catalá, ha explicado que el aumento del desempleo en Valencia, “era una tendencia negativa que se venía produciendo en la ciudad desde antes de que se decretara el estado de alarma”, (en febrero el paro creció casi un 10%)  

  • Destaca que “la mejor política social que puede hacer un Ayuntamiento es la de fomentar la creación de empleo”. Por ello, señala que “es prioritario reorientar el mayor número de recursos municipales a la reactivación de la economía y generar nuevos puestos de trabajo”.  
  • Catalá señala que la evolución interanual en la ciudad de Valencia (23,10%) es “muy preocupante y refrenda, lamentablemente, una tendencia negativa que comenzó a inicios del año con subidas del paro antes del estado de alarma”. El paro crece en Valencia entre mayo de 2019 y mayo de 2020 hasta llegar a los 64.731 desempleados.
  • Pide que “Ribó no continúe con el sablazo a los valencianos”provocado por la subida de impuestos y tasas. Para generar actividad económica y empleo, considera “esencial que los ahorros se queden en los bolsillos de los valencianos y no se dediquen a pagar la subida de impuestos y tasas”. 
  • Insiste en reclamar la puesta en marcha de un plan de choque para desbloquear el colapsode las licencias y  recuerda que el gobierno municipal de Compromís y PSPV sólo ha aumentado el personal del servicio de licencias de urbanísticas y de actividades en 6 funcionarios cuando las solitudes, ante del inicio de la pandemia, había aumentado un 980%, cuando ya había un colapso de 4.600 expedientes por resolver.

Catalá ha considerado “abusiva la subida de tasa e impuestos aplicada por el gobierno municipal”, que según ha destacado, “en 2020 va a sacar de los bolsillos de los valencianos 30 millones euros más que el año pasado”.

Todos los indicadores, ha indicado, “venían advirtiendo de un frenazo en la actividad económica de Valencia desde hace ya más de un año, que se ha visto agravado por el estado de alarma, pero que también es consecuencia de una política llena de improvisaciones, pasividad y contradicciones por parte del gobierno municipal de Compromis y PSPV”.

Catalá ha resaltado “la importancia” de que Valencia esté preparada y sea competitiva una vez se supere la crisis sanitaria”. Para ello, ha insistido en “la necesidad de aumentar los incentivos para los inversores y emprendedores bajando la presión fiscal de la ciudad”.

En este sentido, ha recordado que “en 2015 cada valencianos pagaba al año 532€ de media, mientras que ahora tiene que pagar 638€, lo que supone un incremento de más de 100€ de la presión fiscal que soportamos”.

Igualmente, ha reclamado más medidas de apoyo al comercio y al sector de la hostelería y una reducción de la presión fiscal que soportan.  En 2020 estos sectores económicos están afrontado subidas del IBI de hasta el 13% y de la tasa del agua y el alcantarillado de más del 100%.

Catalá ha reiterado que “la mejor política social que puede hacer un Ayuntamiento es la de fomentar la creación de empleo”. Por ello, ha señalado para concluir que “es prioritario reorientar el mayor número de recursos municipales a la reactivación de la economía y generar nuevos puestos de trabajo”.