Valencia ciudad de los manteros

La ciudad de Valencia se ha convertido en la cuna de los manteros, que desde hace tiempo campan a sus anchas por Valencia. En el último año se ha disparado su presencia.

Comisión municipal de migración de la legislatura anterior que defendía a los manteros frente a la policia

El año pasado en una comisión municipal, el extinto grupo municipal de Podemos llevó de la mano de su concejala Neus Fábregas una declaración institucional para su aprobación a la Comisión de migración. En ella, se defendía el trabajo de estas personas ys e declaraba el «racismo institucional» que practican los agentes de policía al perseguirlos.

La misma hablaba igualmente del «robo que hacía la policia y el propio Consistorio a su mercancía «y abogaba por «solucionar» el conflicto buscando vías para que pudieran «ejercer su actividad» en alguna ubicación sin mayores consecuencias.

Esta declaración fue votada en comisión con los votos a favor de Podemos, Compromis y PSPV, los tres socios del anterior gobierno municipal.

Fue llevada a Pleno vía moción por la concejala no adscrita María Dolores Jiménez que dejó claros los conceptos defendiendo la labor policial y recordando que la mercancía «se decomisa» por el agente, y que éstos cumplen con su obligación de hacer cumplir la ley y las ordenanzas. Además recriminó al PSPV su actitud desleal para con los agentes locales, ya que esa concejalía de Policia estaba a manos del PSPV.

De esas tempestades vienen ahora estos lodos.

El Consistorio decidió entonces tener una actitud más laxa con esta venta de artículos ilegales. Así este hecho no pasó desaprecibido por los manteros, ya que los agentes relajaron su actitud hacia estas personas.

Imagend e ayer en la Calle Calabazas. Ni un agente local en la zona.

De hecho, esto llevó a la propia entonces concejala de migración, de Podemos, Neus Fábregas a plantear a su compañero de Compromís, Galiana, concejal de Comercio y mercados el busar una ubicación «donde pudieran ejercer su actividad sin problemas».

El propio Galiana afirmó entonces que «igual en la obra del nuevo rastro dominical en Beteró prodrían buscarles un espacio». Esta actitud fue criticada por agentes y juristas ya que se trataría de dar cobertura municipal a una actividad ilegal que carece de toda reglamentación  y se estaría premiando la desobedienca a las leyes y las propias ordenanzas municipales.

La presión policial en aumento en Barcelona y Madrid y la laxitud de Valencia les trae hacia nuestra Ciudad.

El hecho es que desde hace semanas la presión policial en otras ciudades como Madrid y Barcelona ha aumentado sobre este colectivo. Con lo que da la sensación en la calle de un incremento constante de manteros en las calles de nuestra Ciudad de Valencia.

Ayer, como cada domingo desde hace tiempo, la Calle Calabazas estaba llena de mantas en ambos lados de la calle, se extendían por toda la calle. Algunas mantas llegaban hasta la Avenida del Oeste.

Un paseo por la Valencia turística es un paseo entre mantas

Pero si uno caminaba por la Plaza de la Reina, en la parte recayente al Miguelete, volvían a aparecer estas mantas y estas personas. Ni un sólo agente de policia local en la zona durante horas.

Los sitios con más turismo como el centro y el paseo marítimo se han ido llenando de estas personas, sin ninguna consecuencia para ellas.

de un lado los vendedores del mercadillo, de otro, los manteros.

Los vendedores ambulantes, los comercios de textil, las marcas imitadas, todas son afectadas. Porque cuando se vende unos boxer de marca en la manta, en la puerta de la propia tienda de textil o junto a un puesto ambulante le hace la competencia. Una competencia desleal que no paga impuestos y no abona ninguna tasa.

«Exigen sus derechos» y no quieren ser fotografiados para que no se muestre la realidad

Si uno hace fotos al respecto, los vendedores manteros recriminan su actitud y dicen textualmente «tengo mis derechos, elimina la foto». Aunque olvidan que en la vía pública no hay intimidad, a no ser un menor o tener unas circunstancias muy concretas. Parece surrealista que quien es manejado por mafias de personas, quien ejerce una actividad al margen de la ley, quien es irregular y vende falsificaciones e imitaciones exija derechos.

Problema que crece sin órdenes claras a los agentes

Los agentes de la Policía Local sin órdenes claras de los mandos sólo hacen una leve presión sobre ellos. Tan surrealista como que en los mercadillos los manteros se colocan allí donde ha fallado un vendedor de la parada o a los pies de la parada. Todo esto sin mayores consecuencias, excepto la bronca con el vendedor ambulante. La inspección de coemrcio del Ayuntamiento mira hacia otro lado. Los agentes de policía lo ven como un problema el actuar sobre ellos, sin órdenes claras. Así, que este problema lejos de solucionarse irá a más, si alguien no lo remedia.

mantero frente a la parada del mercadillo

La pregunta es si el Consistorio estará con sus comerciantes y vendedores a los que fríe a impuestos y reglamentos. O por el contrario se pondrá del lado de los inmigrantes que venden copias ilegales e imitaciones sin ninguna garantía y sin abonar tasas ni cumplir normativas.