Beatriz Gascó pide copia de las quejas interpuestas por imponer el «valenciano» fuera del horario lectivo en los últimos años

  • La conselleria obliga a los centros educativos valencianos a aplicar un Proyecto de Normalización Lingüística (PNL) basado en una norma declarada ilegal

El Partido Popular de la Comunitat Valenciana (PPCV) ha solicitado al Consell documentación para demostrar que la conselleria obliga a los centros educativos valencianos a aplicar un Proyecto de Normalización Lingüística (PNL) basado en una norma declarada ilegal por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV).

Así queda reflejado en la batería de solicitudes planteadas por la portavoz de Educación, Beatriz Gascó, para conocer cuál es la finalidad “real” de obligar a los centros a que temporalicen cuándo van a hacer la cartelería, los actos de graduación, las extraescolares o las obras de teatro en valenciano. Así, los populares preguntan si el objetivo es que todas estas actividades se acaben haciendo en valenciano en todos los centros.

  • Gascó ha explicado que el formulario que pretende espiar a los escolares valencianos en el uso de la lengua, está incluido en el Decreto de plurilingüismo que fue tumbado por el TSJCV por considerarlo ilegal

Lo que demostraría que la conselleria estaría instado a los centros a incumplir las sentencias judiciales y a actuar al margen de la ley. Al respecto, ha solicitado a la conselleria que explique por qué no mantuvo los planes de normalización lingüística del Decreto de plurilingüismo del 2012 tal y como les había indicado la Justicia. 

Además, el PP ha solicitado documentación para que aclare quién se va a encargar de espiar el uso de valenciano en los centros, cómo lo va a hacer y qué consecuencias podría tener el que un centro no cumpliera con algunos de los requisitos recogidos en el formulario. “¿Qué ocurrirá si un centro se niega a hacer los actos de graduación en valenciano o cualquier otra actividad que esté fuera del horario lectivo?”, ha preguntado.

Quejas

Gascó ha señalado que es necesario, “que sepamos el número de quejas que se han interpuesto por imponer el «valenciano» fuera del horario lectivo en los últimos cuatro años hasta la fecha de la respuesta de esta solicitud de documentación” y, en este sentido ha preguntado al Consell si piensa hacer modificaciones en los cuestionarios si hay centros o familias que lo exigen.

En esta línea, instan al Consell a esclarecer si convertir a todos los centros en monolingües no significaría el fin de la pluralidad y la libertad que había imperado en los centros educativos hasta la llegada del Botànic.

Por todo ello, quieren aclarar si el Consell tiene la intención de que la totalidad de los centros utilicen el valenciano en todos los ámbitos educativos, los lúdicos y los pedagógicos.