Puig destaca que el proyecto de análisis de aguas residuales constata la importante reducción de la presencia de COVID-19

El president de la Generalitat, Chimo Puig, ha subrayado que la herramienta desarrollada conjuntamente por la empresa Global Omnium y el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) para monitorizar la presencia de SARS-CoV-2 en aguas residuales ha permitido constatar una importante reducción del mismo a partir de la implantación de medidas de confinamiento, de acuerdo con los resultados de los muestreos realizados en Valencia y en seis municipios de las tres provincias.

El president ha realizado estas declaraciones a los medios de comunicación durante su visita a las instalaciones de General de Análisis, Materiales y Servicios (Gamaser), el laboratorio y entidad de inspección especializada de Global Omnium, donde ha recibido información sobre la evolución y los resultados de los análisis de aguas residuales para localizar restos génicos del virus causante de la COVID-19.

La Comunitat Valenciana NO solicitará el pase a la Fase 3

Puig ha asegurado, a preguntas de los medios de comunicación, que la Generalitat actuará con la «máxima prudencia» a la hora de solicitar el pase a la fase 3 de la desescalada.

Tal y como ha indicado, aunque los indicadores son «positivos» -uno de ellos, ha agregado, es este análisis de las aguas residuales-, resulta necesario dotarse de «la mayor seguridad posible», porque esa seguridad es un «activo fundamental» para la reactivación económica. Cuando la Comunitat Valenciana pase a la fase 3 «lo será con todas las garantías», ha añadido.

En el acto han estado presentes la consellera de Sanidad Universal y Salud Pública, Ana Barceló; el alcalde Paterna, Juan Antonio Sagredo; la investigadora del CSIC-IATA Gloria Sánchez, así como el presidente de Global Omnium, Eugenio Calabuig, y el CEO de esta empresa, Dionisio García Comín.

El proyecto ha resultado ser una potente herramienta de análisis de datos

El jefe del Consell ha subrayado que el proyecto piloto para monitorizar rastros génicos de virus CoV2 en aguas residuales ha demostrado ser una «herramienta potente» para la detección temprana de la COVID-19, que se estudia extender fuera del ámbito de la Comunitat Valenciana, y a la que aludió el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en su última reunión con los presidentes y las presidentas de las comunidades autónomas.

Los resultados obtenidos permiten hablar de que «está descendiendo la pandemia», ha manifestado Puig, que también se ha referido a las posibilidades que brinda esta herramienta para «monitorizar» la evolución de la presencia de COVID-19 por sectores.

El president de la Generalitat ha señalado que la generalización de este proyecto a toda la Comunitat Valenciana es un «objetivo» en el que se trabaja, también por su utilidad para detectar de forma temprana la presencia del virus, ya que, junto a los datos e indicadores de vigilancia epidemiológica de los que también dispone la Conselleria de Sanidad Universal, permite contar con la máxima información a la hora de adoptar decisiones para frenar posibles rebrotes del virus.

Colaboración público-privada

Puig ha subrayado que se trata de un proyecto «innovador», que pone «al servicio de la salud pública» un trabajo que se viene desarrollando desde hace tres años por los laboratorios de Global Omnium junto al CSIC, y que demuestra la importancia de la «colaboración público-privada» para sumar «toda la inteligencia disponible» en la lucha contra esta pandemia.

«No podemos volver a dejar pasar la oportunidad de apostar por la ciencia», porque «es en la tecnología, la investigación, el desarrollo y la innovación donde está residenciado el futuro», ha dicho el president de la Generalitat.

Tal y como han explicado los responsables del proyecto, hasta la fecha y en menos de un mes se han realizado más de 950 muestras en diferentes puntos de la Comunitat Valenciana mediante la herramienta GOAnalytics, capaz de detectar de manera temprana, hasta con una semana de antelación, la presencia de restos del virus en las aguas sucias. Se trata de un sistema centinela planteado como una solución más para prevenir posibles repuntes de la COVID-19.