El president de la Generalitat, Chimo Puig, ha destacado la necesidad de incorporar a la sociedad actual la mirada berlanguiana «irreverente, crítica y mordaz» desde las constantes del «respecto, la educación y la valentía«.

Así lo ha manifestado durante su intervención en el acto institucional de homenaje al cineasta Luis García Berlanga. Organizado con motivo del centenario de su nacimiento, en el que ha reivindicado el legado del artista valenciano «en un tiempo actual en el que nadie parece dudar, muchos gritan e insultan. Y el humor lidia un feroz combate diario con la autocensura y con lo políticamente correcto«.

Por ello, ha incidido en que «este país necesita la mirada berlanguiana que destense, que relaje ciertas actitudes catastrofistas«.

En el transcurso del acto, Chimo Puig ha calificado al cineasta como «artista universal«. Que personificó y encumbró rasgos tan valencianos como la ironía y la sátira. E hizo «arte y celuloide» del «pensat i fet«.

Asimismo, ha asegurado que Berlanga puede ser considerado como «patrimonio de todos«, puesto que «forma parte de nuestra cultura como pueblo. Y de nuestra memoria sentimental«.

Para el president, las películas de Berlanga «suscitan debate desde la libertad de pensamiento«. Y como ejemplo de ello se ha referido a algunos de los temas abordados en su filmografía como la justicia social, en «Plácido«. La condena al autoritarismo, en «Nacional III«; la fraternidad que inspira «La vaquilla«. O la ruptura con las convenciones que estrangulan la diversidad, en «Tamaño natural».

Año Berlanga

Durante su intervención, el jefe del Consell ha explicado que la celebración del Año Berlanga tiene como principal objetivo «redescubrir a un artista total; darlo a conocer entre los más jóvenes, y volver a disfrutar con su cine«.

En este sentido, ha valorado dos hitos logrados con la celebración del Año Berlanga. Por un lado ha señalado que se trata del primer proyecto de tales dimensiones dedicado a un cineasta, «planteado además desde la transversalidad de géneros y de formatos en su programación«; y en segundo lugar, ha puesto de manifiesto el «consenso unánime» alcanzado entre instituciones locales, autonómicas y estatales «nunca antes logrado en torno a una figura valenciana«.