Los trabajadores acudirán la semana que viene a trabajar sin test

La Consellera de Sanitat en su comparecencia diaria ha dejado claro que los 86973 enviados por el Gobierno del model IGG serán utilizados inmediatamente. De forma que como ya informamos desde Valencia News  se va a seguir un protocolo por orden de importancia.

  1. Trabajadores sanitarios.
  2. Residentes de residencias de mayores.
  3. Trabajadores de residencias de mayores.
  4. Cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado.
  5. Trabajadores de servicios esenciales dictados por el Gobierno como tales.
  6. Resto de trabajadores

Los test enviados son completamente insuficientes

El protocolo es que SÓLO se realizarán test a las personas con síntomas compatibles con el COVID-19. Se procederá en el orden descrito anteriormente.

El problema viene que a día de hoy tenemos más de 2000 profesionales sanitarios en cuarentena, la mayoría a la espera del test. Si a ello añadimos todo el personal sociosanitario confinado en sus casas por posibles síntomas la cifra se multiplica.

La Consellera ha asegurado que «esperan» que la semana que veine el Gobierno les envíe nuevos test para proceder a testear a las personas que se vayan a  reincorporar progresivamente a su puesto de trabajo.

Puede darse el caso de que la semana que viene retomen su actividad las empresas del sector automovilístico como es el caso de la Ford, o las azulejeras de Castellón.

El problema es que el cómputo de trabajadores dan cientos de miles, con lo que a no ser que lleguen má de 100.000 test para la semana que viene, enviaremos a trabajar a personal sin saber están o no infectados.

¿Qué pasa con los portadores asintomáticos?

Directamente no se les considera, por cuanto sólo esta primera remesa de test rápidos IGG serán para los que desarrollen los síntomas.

Además cabe destacar que a pesar de hacer esta prueba rápida, los que den negativo deberán nuevamente hacer la prueba PCR para asegurar el resultado. Ya que el test PCR aporta mucha más fiabilidad.