Las Floristerías de la Plaza del Ayuntamiento muy preocupadas y con una bajada del 80% de las ventas

Los floristas de la Plaza del Ayuntamiento de Valencia han hecho balance general desde que se apertura la reforma de la Plaza y tras el COVID-19. En estas dos semanas han notado una bajada de ventas en torno al 80%.

Lo achacan a que “es casi imposible venir a comprar flores o plantas y la mayoría de ventas se hacen por teléfono. La gente no quiere ni entrar con su coche a recoger los arreglos florales”.

El disgusto es generalizado en los 11 puestos de flores de la Plaza. La mayoría de los cuales ha visto una drástica caída de ingresos.

No dejan ni parar a los clientes ni repartidores para recoger los ramos”. Así muestran su descontento con la situación actual y su rechazo al proyecto.

Nos llamaron ya casi en fallas con todo decidido y nos aseguraron que habría más gente y tendríamos más ventas y justo ha sido todo lo contrario”.

Ahora pasan más autobuses que nunca

Otra de las reivindicaciones es que en el vial ante Correos sea reducido drásticamnete el tráfico privado, y sólo pasan autobuses sin parar en ambos sentidos. Así denuncian que si Grezzi quería una plaza con menos humos ahora pasan más autobuses que nunca. Esto unido al caos de la Calle Colón hacen huir a los clientes que prefieren evitar entrar en el centro.

Casi preferimos que sea toda peatonal pero permitiendo el carga y descarga de clientes, proveedores y reparto”.

Se sienten abandonados por el Consistorio Municipal

Otra de las denuncias tiene que ver con que “no nos han exonerado del pago de las cuotas de los puestos de flores como concesiones municipales”. A pesar de haber tenido que cerrar por ley al no ser servicio básico. “Hemos estado casi tres meses cerrado y aún no sabemos si tendremos que pagar esas cuotas, pero entendemos que al no poder efectuar nuestra labor, debemos quedar exonerados de las mismas”.

Esperan ayudas prometidas, como estas exoneraciones de pagos o ayudas directas. «Nadie ha bajado desde el Consistorio a ofrecernos su ayuda a pesar de estar a escasos metros del edificio municipal«.

Gran preocupación por el asfaltado de la plaza

Ahora que se ha sabido que el asfaltado de la plaza durará seis semanas, la preocupación es máxima entre los 11 puestos de flores. “Nadie nos ha dicho absolutamente nada”. Se extrañan al ser informados por este diario de esta situación ya que esperaban que alguien desde el Consistorio les avisase y les explique cómo se van a llevar a cabo.

“Estamos muy preocupados por saber cómo se van a desarrollar los trabajos, ya que seis semanas es mucho tiempo y la afección a nuestros pequeños negocios va a ser total”. Con lo que vuelven a solicitar ayudas directas. Piden que el alcalde y los vicealcaldes bajen y les expliquen cómo van a acabar las obras y la afección a sus negocios que va a ser directas.

De nuevo se olvidan de nosotros” afirma una florista. A la que ya dice no sorprenderle nada. Mientras hacemos la entrevista, varias bicicletas pasan por la zona peatonal sin bajarse de su bici.

Algún día al salir de mi puesto me va a atropellar una bici” dice una de ellas. De hecho la pintura con carriles que no van a ningún sitio presta a confusión total, en una plaza que gusta a nadie por su estética y que está causando demasiados problemas añadidos que nadie tuvo en cuenta.