Fortaleny pone en servicio su ‘nuevo’ puente de hierro rehabilitado íntegramente por la Diputación

Fortaleny ya tiene operativo su ‘nuevo’ puente de hierro. Las vecinas y vecinos de este municipio de La Ribera pueden disfrutar de nuevo caminando o en bicicleta una infraestructura que venían reclamando desde hace años y que vuelve a comunicar las arterias comarcales. La Diputación de Valencia ha puesto esta semana en servicio el puente Alfonso XIII, después de haber completado la rehabilitación del mismo y la posterior conexión de la vía ciclopeatonal con caminos del entorno, como la Mota o les Vaques.

La rehabilitación de esta emblemática infraestructura, que ha sido finalizada con un importe cercano al millón de euros, concluyó con la conexión ciclopeatonal del puente de Alfonso XIII con el camino de la Mota del margen izquierdo del río Júcar, posibilitando la interconexión de ambos márgenes del río, una petición que demandaban vecinas y vecinos para poder hacer uso del puente.

Esta es la primera fase de un proyecto cuya segunda entrega está ya en marcha. El responsable provincial de Carreteras ha anunciado que en un par de meses saldrá a exposición pública la parte definitiva del proyecto, que tiene previsto continuar la pasarela ciclopeatonal para conectar de forma directa Fortaleny y Sueca cruzando por alto la autovía.

 

Vecinos en bicicleta tras la inauguración del nuevo puente de Fortaleny
Vecinos en bicicleta tras la inauguración del nuevo puente de Fortaleny

La obra, emblema de la ingeniería civil de principios del siglo XIX, se ha convertido en un signo de identidad para este municipio de La Ribera Baixa. Para el diputado de Carreteras, Pablo Seguí, esta infraestructura es una instalación singular y representativa del patrimonio valenciano que “gracias a su rehabilitación servirá para el uso y disfrute de todos los vecinos”. La reconversión de este puente en un nuevo itinerario ciclopeatonal “no solo conserva una pieza significativa de nuestro patrimonio, sino que además une a personas y fomenta la movilidad sostenible, en este caso sin vehículos motorizados”, ha declarado el titular de Carreteras.

Seguí ha recorrido la pasarela acompañado por la alcaldesa de Fortaleny, Juani Clos, y las diputadas Mª Carmen Contelles y Pilar Moncho, esta última titular de Turismo y natural de la comarca, así como el alcalde del Perelló, Andrés Fernández y la alcaldesa de Sueca, Raquel Tamarit. En la visita al Pont de Ferro de Fortaleny también ha participado Jordi Mayor, alcalde de Cullera, cuyo puente de hierro, de titularidad municipal, está previsto restaurar próximamente.

 

Sobre el proyecto

La estructura del Puente Alfonso XIII está formada por diferentes vanos de acceso (siete en el lado de Sueca y 3 en el de Fortaleny) y un vano principal de 70 metros de luz, el cual fue objeto en 1990 de trabajos de reparación y refuerzo que no impidieron, sin embargo, que hubiera que limitar la carga que podía soportar hasta que finalmente fue cerrado al tráfico.

Para ello, las actuaciones del proyecto adjudicado por la institución provincial han consistido en rehabilitar los vanos de acceso y retirar los apeos provisionales, siguiendo una actuación similar a la realizada en el vano principal en 1990. Asimismo, se han llevado a cabo pequeñas reparaciones y adecentamientos del vano principal y se ha aplicado un tratamiento anticorrosivo a la estructura completa.

El trazado ciclopeatonal se ha realizado sobre la calzada central del vano principal, con una anchura de 4,34 metros y evitando el acceso y circulación por las aceras, debido a su escasa anchura y a la tipología de las barandillas, que si bien se deben respetar desde el punto de vista estético, patrimonial y paisajístico, no ofrecen los estándares de seguridad necesarios.

Sobre el puente

El puente Alfonso XIII está ubicado en la CV-509, de Sueca a Corbera, vía integrada en la red de Carreteras de la Diputació de Valencia. Se trata de una estructura de alto valor patrimonial e histórico que fue proyectada en 1906 y construida en 1916. Es uno de los seis puentes de hierro construidos sobre el Júcar entre finales del XIX y principios del XX (Gavarda, Alzira, Albalat, Riola, Cullera y Fortaleny) para salvar la barrera geográfica que representaba el río, revolucionando así las comunicaciones en la Ribera.