El Ayuntamiento modifica la ordenanza de movilidad para que los uber y cabify se reserven con una hora de antelación.

La ordenanza de movilidad que entró en vigor el apsados eptiembre ha de ser modificada ahora. Esto es así porque no recoge las especificaciones que en marzo impuso la ley autonómica.

A pesar de que cuando se aprobó al norma autonómica ( marzo del 2019) estaba aún en redacción la norma local, ésta no fue recogida en la ordenanza municipal. Por lo que ha habido que modificarla a los pocos meses de su aprobación y puesta en marcha

Una hora de resrva a los VTC

La normativa autonómica establece una reserva de una hora de antelación a los vehículos VTC. Con lo que aceptan las condiciones del sector del taxi.

Por otro lado, el concejal de movilidad Grezzi hace una defensa a ultranza del sector del taxi. «La finalidad de esta medida es asegurar la viabilidad de servicio público del taxi, clave para la movilidad urbana. En nuestra ciudad ofrece un servicio inmejorable a la hora de realizar desplazamientos motorizados de puerta a puerta con todas las garantías de calidad y comodidad”.

Ahora se abre desde hoy un período de un mes de alegaciones a la medida que posteriormente serán tramitadas para después aplicar la medida.

No será la última modificación

De hecho, estaba pendiente una normativa estatal que regulara el uso de los VMP tales como patinetes eléctricos y otros modelos de Vehículos de Movilidad Personal (VMP). este reglamento es de la Dirección General de Tráfico y amplía la ley de seguridad vial estatal que prevalecerá sobre todas las demás.

La ausencia de gobierno no permitió la firma y puesta en marcha de esta modificación, que presumiblemente se ratificará en las próximas semanas. esta norma modificará de nuevo la ordenanza municipal, ya que en algunos aspectos entra en colisión una con otra, prevalenciendo siempre la ley de rango superior, que es la normativa estatal.

Esto deja ver la improvisación absoluta en la Concejalía que no ha recogido ni los supuestos de la normativa autonómica ni los de la estatal. Una falta de previsión que hará alargar los procesos administrativos y llenará de más trabajo a los funcionarios exiguos sobrecargados de trabajo. En un área, la de técnicos y administrativos de la que el Consistorio tiene numerosos puestos por cubrir.