La Concejalía de Espacio Público ha autorizado la instalación de 54 churrerías en la calle durante la semana del 31 de agosto al 5 de septiembre, en que se celebran las fiestas falleras. La instalación de paradas de venta de masas fritas estará este año exenta del pago de tasas con motivo de la crisis del covid-19.

La Concejal de Espacio Público, Lucía Beamud ha afirmado que “desde Dominio Público tramitamos las peticiones de una forma muy ágil para poder facilitar las tareas a las comisiones falleras a la hora de poder prepararse la gran cita que son las fallas de 2021. En este momento acabamos de sacar la resolución para autorizar la ocupación de dominio público de diferentes churrerías a las comisiones falleras”.

Este año, las paradas de masas fritas están exentas del pago de tasas para ayudar a superar las consecuencias de la covid-19.

54 churrerias localizadas por toda la Ciudad pertenecientes a comisiones falleras, bares, heladerías y horchaterías

En total, se han autorizado 54 churrerías o paradas de venta de masas fritas. La mayoría de las peticiones han sido solicitadas por comisiones falleras a pesar de que también hay peticiones por parte de bares, heladerías y horchaterías. A pesar de que hay peticiones de la mayoría de los distritos de la ciudad, Ciutat Vella, l’Eixample y Extramurs son tres zonas que acumulan una parte importante de las peticiones.

Las paradas autorizadas no podrán superar los 8×3 metros y venderán exclusivamente masa frita con una composición de harina de trigo, aceite vegetal, agua potable y aditivos autorizados, además de productos tradicionales como calabaza e higos. Los puestos podrán vender también chocolate siempre que dispongan de la maquinaria adecuada y siempre que esta sea de fácil limpieza.

Los puestos ambulantes deberán mantener las adecuadas medidas higiénicas y sanitarias, mamparas de separación, campana extractora de humo y tienen prohibido obstaculizar el paso de peatones, el tráfico de vehículos, las salidas de emergencia o el acceso a viviendas y tiendas. En ningún caso podrán instalar mesas o sillas o hacer vertidos de aceite en la red municipal de acequias o saneamiento.

Las paradas deberán estarcompletamente desmontadas a las once horas del día 6 de septiembre.

Unas Fallas atípicas

Estas Fallas tan atípicas verán también reducido el número de establecimientos que se dedican a esta actividad. Por cuanto en un año normal la cifra llega a superar las 250 instalaciones, esta vez se queda en 54. Todo ello a pesar de que no pagarán tasa alguna por la instalación y ocupación de dominio público. Más allá de conectarse a la red de agua potable.

La mayoría de estos puestos pertenecen a comisiones falleras que ven esta actividad como una fuente de ingresos extraodinaria. Pero también a bares, heladerías y horchaterías.