La jornada vespertina del 9 d’Octubre no fue todo lo tranquila que nos ha cominucado la Delegación del Gobierno. Si bien no hubieron reyertas ni peleas, y hubo 0 detenidos, se permitió a los radicales catalanistas actuar fuera de la ley.

Así, de tarde, en la manifestación reivindicativa de entidades culturales valencianistas, que congregó a un centenar de personas, mientras acababan con los parlamentos en la Plaça dels Furs, se colaron en la misma un grupo de unas 30 personas la grito de «país Valencià, països catalans». Todo a pesar de que la propia Delegada del Gobierno, Gloria Calero había advertido que no permitiría que nadie cerciorara la libertad de manifestación.

La escasa policía no actuó conforme a ley y sólo el «trellat» de las asociaciones valencianistas permitió que el incidente no fuera a mayores

Así únicamente era visible una tanqueta de policía nacional con unos efectivos, pero la tranquilidad de la manifestación relajó las medidas. En medio de la interpretación de una canción valencianista, irrumpieron un grupo de 30 radicales catalanistas portando quatribarradas con el logo de Esquerra Republicana de Catalunya y Jovent Republicà. Al grito de «país valencià, països catalans», el lema de la manifestación convocada por la CUP y ARRAN.

Al advertir los allí presentes de este hecho, fueron los valencianistas los que advirtieron a los poco agentes allí congregados. Que bien es cierto rápidamente trataron de hacer un cordón que separara ambas marchas.

La marcha catalanista no estaba autorizada e iba «en manada» hacía la manifestación catalanista. Sólo el sentido común de las asociaciones valencianistas permitió que no hubiera incidentes mayores. A su paso por las terrazas cercanas, los allí asistentes les increparon y hubieron insultos y momentos de tensión. Así, se vulneró la propia ley de seguridad ciudadana, y se permitió que cerca de 30 personas reventaran la parte final de esta manifestación valencianista.

La Delegación del Gobierno afirma que no se vulneró ningún derecho y resta importancia

La propia Delegación del Gobierno, consultada por ValenciaNews, afirma que apoya totalmente la actuación de los agentes de policía nacional. Asegurando que se actuó en todo momento pensando en la menor incidencia y la calma. Advierten que fue una actuación correcta y que esa marcha a pesar de reventar unos minutos la manifestación valencianista, no cercioró ni vulneró ningún derecho fundamental.

El valencianismo condena los hechos

Este diario se ha puesto en contacto con el presidente del partido valencianista AVANT, allí presente, Juan Matíes Rodglá, Que ha declarado que «la poca presencia policial no advirtió de la presencia de estos radicales. Pero el «trellat» del valencianismo una vez más evitó incidentes a pesar de las provocaciones de estos radicales. Condenamos que una vez más se perjudique a los valencianos frente a los radicales que vienen a provocar con la colaboración de Cataluña y vengan a crispar la fiesta de todos los valencianos».

El mismo grupo irrumpió en el desfile de Moros y Cristianos

Así, el mismo grupo de personas y ya acompañados por un fuerte dispositivo policial, se dirigieron por la Calle Serranos hacia el centro de la Ciudad, y se toparon con al Entrada de Moros y Cristianos en la Calle San Vicente. No se cortaron y se metieron en el recorrido donde se congregaban miles de personas para presenciar el desfile. Un desfile cuya cabecera estaba próxima pero aún no habñia llegado al punto donde este grupo se metió en el recorrido del desfile.

Acompañados por un fuerte dispositivo policial, reventaron este desfile con su marcha mientras seguían cantando lo de «paísos catalans» a su paso. Todo ello ante todas las personas que se congregaban para ver el desfile. Niños, abuelos y padres tuvieron que aguantar estoicamente el apso de estos individuos escoltados por la policía.

Muchos de los presentes les increparon su poca falta de respeto al propio Desfile y a los valencianos. Así, siguieron por el itinerario oficial por San Vicente, plaza del Ayuntamiento y Marqués de Sotelo.

Una de las manifestaciones cambió de recorrido y se toparon también con la Entrada Mora y Cristiana

Por si esto no fuera bastante, la manifestación catalanista encabezada por ACPV se modificó en su itinerario y se desvió por Marqués de Sotelo a buscar la Plaza del Ayuntamiento. Allí buscaría la Calle Barcas por el vial de Telefónica y Correos.

El problema es que el Desfile de Moros y Cristianos una vez en la fachada del Ayuntameinto seguía por Marqués de Sotelo hasta desviarse por Sant Pau, en donde se disolvía. Así, en el tramo final de 200 metros, se «coló» la manifestación catalanista encabezada por ACPV, y con la presencia de la Asamblea Nacional Catalana.

ACPV trató así de evitar confluir con la manifestación tambiñen catalanista de corte aún más radical de ARRAN y la CUP. Que estaban concentrados frente a la Estación de Renfe y Plaza de Toros. Esta manifestació autorizada igualemnte como la de ACPV, discurría en principio por Colón y Navarro Reverter para acabar en la Plaza de América.

La Delegación del Gobierno ya advirtió con anterioridad al Ayuntamiento de Valencia

La Delegación del Gobierno aclara que la celebración de Moros y Cristianos no requiere de ninguna autorización o comunicación previa al no enmarcarse en el ejercicio de derechos fundamentales. La Delegación trasladó los informes policiales que alertaban de los riesgos por la convocatoria de manifestaciones en el mismo lugar del recorrido o sus proximidades y se consensuó uno nuevo.

Delegación del Gobierno advirtió de posibles incumplimientos de horarios o retrasos al tratarse de una tarde de reivindicacion con cinco manifestaciones en el centro. Este tipo de despliegues, con más de un millar de agentes implicados, generan molestias que se pudieron subsanar, pues no se canceló ninguno de los eventos previstos ni se comunicó a la Delegación o Policía Nacional ningún impedimiento para su celebración.

Respecto al resto de molestias Delegación del Gobierno asegura que «muestra su apoyo total al criterio y profesionalidad de la policía nacional. Es un dispositivo complejo y, aún así, no se registraron detenciones, incidentes de gravedad, heridos, daños en comercios o en material urbano. Las identificaciones se redujeron más de un 50% respecto al 2019. Fue un día igual de complejo que otros años, pero más seguro».

video cedido por Guillermo