El Ayuntamiento de Valencia encara este 9 d’Octubre bajo estrictas restricciones autoimpuestas, aprovechando la excusa para eliminar el pluralismo de la Provesso Civica de la Real Senyera.

La versión oficial es que por «medidas sanitarias» la Delegación del Gobierno y la Consellería de Sanitat «le ha obligado a reducir el cortejo oficial de la Procesión Cívica». Esto significa reducir la cantidad de personas que componen el Cortejo oficial.

Pero ValenciaNews ha consultado a fuentes de ambas instituciones y niegan este aspecto de plano. Fuentes de la Delegación del Gobierno aseguran que «el acto de la Procesión Cívica está íntegramente organizado por el consistorio municipal y la Delegación del Gobierno sólo colabora con el dispositivo policial».

El cortejo oficial

El Cortejo oficial de la Real senyera está formado por las Cortes de Honor y als Falleras Mayores de Valastaencia, lo Rat Penat, la catalanista Asociación El Micalet o Lo Rat penat. tambien tiene cabida asociaciones que representantas a colectivos sociales lgtbi o confesiones religioas. También tienen cabida los sindicatos, la AVL o los partidos políticos legalmente constituídos que lo soliciten. Luego es el turno de las autoridades tales como Diputados, senadores,… la Banda Municipal, la Real senyera y de neuvo als principales autoridades y representantes de los aprtidos políticos con representación.

Falta de pluralidad y anormalidad democrática

Este año, la negativa desde protocolo se ha dado a asociaciones que habitualmente estaban representadas o partidos políticos sin representación municipal. Además se ha restringido el acceso a unas pocas acreditaciones a Lo Rat Penat, que fue quién recuperó esta Procesión Cívica de la Real Senyera.

También se ha negado el acceso a los medios de comunicación. Así sólo se permite el acceso a los reporteros gráficos. Mientras que se eliminan los redactores para esquivar voces críticas.

Esto no es nada nuevo, puesto que entidades LGTBI como el Colectiu Corona de Gais i lesbianes del Regne de Valencia otros años (antes de la pandemia) habían solicitado acudir con un representante. El Consistorio de Ribó se lo negó aduciendo que ya estaba la asociación lambda ( cuya anterior presidenta es la actual concejal de Compromís Luisa Notario).

La Procesión Cívica no pertenece a nadie

Da la sensación que en vez de hacer el Cortejo oficial se haga el cortijo privado de los afines a quién gobierna, una anormalidad democrática intolerable por quién se llama progresista y demócrata.

En la entrega de Distinciones Oficiales tampoco se ha permitido el acceso a la prensa, incluso ha habido algún rifirrafe con algún concejal de la oposición al que han enviado al gallinero, a la tribuna de público. Un uso partidista del Consistorio Municipal que trata de evitar cualquier voz discrepante.

La excusa de las restricciones

Es llamativo que el propio Consistorio ponga como excusa unas restricciones que acaban esta noche, cuando es el propio Consistorio Municipal el que ha ignorado los Decretos Sanitarios de manera constante y reiterada.

Este año hizo la «no cabalgata de reyes», pero también ha superado aforos y durante ya más de 18 meses se ha restringido y prohibido el acceso de prensa al Hemiciclo Municipal en los Plenos, porque «se debían de guardar las distancias de seguridad». Pero minutos antes, en el pasillos e agolpaban decenas de personas entre cámaras, redactores,a sesores y los políticos de turno para las declaraciones anteriores a cada Pleno.

Hace un par de días, en la fiesta a las personas mayores organizada por el propio Consistorio Municipal, en la explanada central se colocaron cientos de mesas y sillas sin distanciamiento entre mesas como sí marca la normativa. Se celebraba una «verbena» con orquesta y baile, precepto prohibido expresamente por el Decreto Sanitario de la Consellería de Sanitat. Por cierto en la actividad municipal algunas personas bailando y sin mascarilla.