La segunda manifetsación MIR contra Sanitat reúne a 2.500 médicos en Valencia

Tras la manifestación de hace dos días, la huelga MIR sigue en la Comunitat Valenciana y la indignación con la Consellera de Sanitat, Ana Barceló aumenta.

Ayer se manifestaron por las calles de Valencia y se dirigieron al Palau de la Generalitat Valenciana. Abiertamente pedían a Puig la dimisión inmediata de Ana Barceló y denuncian las tretas que desde Consellería se están poniendo para acallar las protestas.

Dos manifestaciones multitudinarias en una semana

Después de denunciar desde el Sindicato Médico y la Asociación MIR España presiones directas desde la Consellería de Sanitat, las manifestaciones han aumentado en número de asistentes.

Así la de hace unos días que partió de la Facultad de Medicina de Valencia ya abaó en la sede de la Consellería de Sanitat reunió a 1.000 MIR. La de ayer que acababa en el palau de la Generalitat reunió a cerca de 2.500 MIR.

Las presiones aumentan y Ana Barceló empieza a ceder

Si la semana pasada Barceló era contundente y en rueda de prensa admitía la huelga y decía «se han atendido el 95% de sus reivindicaciones» informando que no tenía en agenda ninguna reunión con los convocantes. Hoy en una entrevista y preguntada por esto ha empezado a ceder. «Estoy abierta a reunirme con ellos a ver qué quieren» ha dicho al Consellera de Sanitat Universal.

Todo ello a pesar que ya hace más de 15 días los convocantes, el Sindicato Médicos (CESM CV) y la Asociación de MIR España le transmitían por carta sus reivindicaciones y una necesidad de reunión urgente con Barceló. Esa misiva nunca fue atendida y los convocantes admiten que

«Aún estamos esperando la respuesta de la Consellera desdE hace 15 días»

Las acusaciones de precariedad laboral se han convertido en proclamas como als de «noe s formación, es explotación».

Reunión informal con cargos de la Consellería de Sanitat y sin medidas concretas

En la mañana del miércoles uno de los miembros del Comité de Huelga recibió una llamada telefónica de la Conselleria de Sanitat Universal i Salut Pública.

Tras la comunicación con el mismo se les invitó “a título personal” a una reunión “informal” para un primer acercamiento de posturas. A las 18.00 acudieron, cuatro representantes del Comité a la reunión con la Directora de Recursos Humanos, Carmen López Delgado, y la Directora General de Asistencia Sanitaria, Mariam García Layunta, así como con otros altos cargos de la administración.

No habrá sanciones ni servicios mínimos

En ningún momento se ha convocado al Comité de Huelga por lo que no se ha podido llevar a cabo ninguna negociación, seria y formal. Tras más de 3 horas de reunión se comentaron los puntos reivindicativos que remitieron en su momento a la Conselleria. Los convocantes hicieron partícipes de todo los abusos y coacciones por parte de las gerencias y jefes de servicio se estaban produciendo. COMPROMETIENDOSE a actuar y evitar cualquier tipo de amenaza, especialmente las referentes a sanciones o expedientes disciplinarios. También confirmaron que no habrá servicios mínimos en ningún momento de la huelga.

Sin acuerdo todavía

Con respecto a las reivindicaciones no se ha podido llegar a ningún acuerdo. Han recibido buenas palabras, pero ningún ofrecimiento tangible. Eso sí, acompañado de una solicitud de retirada de convocatoria de huelga. Con el objetivo de negociar como muy pronto en septiembre y sin representación directa de la Asociación MIR España. Por la parte de los convocantes han solicitado la convocatoria formal del Comité de Huelga, de esta forma podrían iniciar cuanto antes las negociaciones propiamente dichas.

Compromiso para acabar con las amenazas y coacciones

Como conclusión se han establecido las bases para iniciar las negociaciones en el momento en el que así se lo hagan saber al Comité de Huelga. También un compromiso para acabar con las coacciones, represiones y amenazas de sanciones durante los días de huelga.

Se mantiene la huelga

En consecuencia, continuan con la Huelga y todas las movilizaciones. Reivindican la dignidad de la profesión, defender a los pacientes y asegurar un sistema público, universal y de calidad.