El Ayuntamiento de Paiporta desoye al Síndic de Greuges y sigue ignorando a la población castellanohablante

El Síndic de Greuges ha emitido un informe censurando la actuación del Gobierno de Paiporta en cuanto a la utilización exclusiva del valenciano en los perfiles de comunicación oficial del consistorio, especialmente en las redes sociales.

  • «Que adopte las medidas que sean necesarias, incluidas las presupuestarias y tecnológicas, para adaptar sus redes sociales, principalmente Facebook y Twitter, al régimen de cooficialidad lingüística vigente de la Comunidad Valenciana».

El Sindic de Greuges en su informe asegura que tras más de cuatro meses no ha recibido respuesta al expediente en el que sugería al Ayuntamiento de Paiporta que

«adopte las medidas que sean necesarias, incluidas las presupuestarias y tecnológicas, para adaptar sus redes sociales, principalmente Facebook y Twitter, al régimen de cooficialidad lingüística vigente de la Comunidad Valenciana».

  • Más de cuatro meses después el consistorio no se había dignado a responder al requerimiento del Síndic.

Además, el Síndic de Greuges recuerda al consistorio que gobierna Isabel Martín que «todas las autoridades públicas, funcionarios y organismos oficiales están obligados a auxiliar al Síndic de Greuges en sus actuaciones, y vendrán obligados a responder por escrito en término no superior al mes». Más de cuatro meses después el consistorio no se había dignado a responder al requerimiento del Síndic.

  • Vicente Ibor «la política supremacista de Compromís en Paiporta es intolerable»

La utilización exclusiva del valenciano en los perfiles oficiales del Ayuntamiento de Paiporta es una constante desde el inicio de este mandato. El portavoz y candidato del PP de Paiporta, Vicente Ibor, ha asegurado que «la política supremacista de Compromís en Paiporta es intolerable, no quieren ni cumplir la legislación en materia de cooficialidad de valenciano y castellano, por educación y respeto hacia todos los paiportinos».

Vicente Ibor ha asegurado que el expediente iniciado por una vecina ante el Síndic de Greuges «deja en evidencia a un partido totalitario y a sus socios, actuales y anteriores, que sólo gobiernan y además mal, para una parte de la población», y ha añadido que «el sectarismo de Compromís ha provocado en estos años que cuando algún vecino les ha afeado la conducta de usar sólo el valenciano y ha pedido públicamente la información en castellano, inmediatamente le hayan acosado en las redes sociales, incluso afiliados y miembros de Compromís que no se han escondido para insultar y señalar a aquellos que han pedido respeto y cumplimiento de la ley».

Vicente Ibor ha terminado asegurando que «no sólo son sectarios, también unos pésimos gestores e incongruentes, porque son capaces de imponer el valenciano como única lengua en los canales de comunicación oficiales, pero incapaces de recoger la petición de Comisiones Obreras en nombre de los funcionarios para que el trabajador que lo solicite pueda recibir su nómina en valenciano».