El Ayuntamiento de Chirivella fletará dos microbuses y un autobús gratuitos para conectar el casco urbano con el cementerio y evitar aglomeraciones en torno al campo santo.

El dispositivo, operativo entre el 29 de octubre y el 1 de noviembre, se reforzará con medidas de seguridad e higiene. Tres días antes de la festividad de Todos los Santos, y en previsión de las numerosas visitas para adecentar las lápidas y tumbas, se habilitarán dos microbuses. Recorrerán una ruta circular que unirán el cementerio con el polideportivo municipal Ramón Sáez. El servicio estará activo entre las 8:30 y las 18 horas, desde el jueves 29 hasta el domingo 1.

El día de Todos los Santos se pondrá en ruta un tercer autobús con cinco paradas en diferentes zonas del municipio. Transportará al público usuario hasta el cementerio.

Las paradas se han establecido en la Iglesia del Santísimo Cristo del Barrio de la Luz, Camín Nou 16, la intersección de Camí Nou con Verge dels Desemparats, la plaza de la calle Montesa y la confluencia de la Avenida Constitución con la Plaza Gerardo Garcés.

Los vehículos serán desinfectados periódicamente. Además, el público usuario deberá permitir que se le tome la temperatura antes de entrar. El Ayuntamiento ha iniciado el reparto de carteles informativos en las floristerías, iglesias, edificios municipales y comercios del municipio.

Aforo reducido a la mitad en el cementerio

Por otra parte, la parroquia de la Mare de Déu de la Salut, titular del cementerio de Chirivella, ha informado que reducirá el aforo a la mitad durante la festividad y vísperas de Todos los Santos. Con lo que su capacidad quedará limitada a 1.025 personas. La parroquia y el Ayuntamiento han preparado el dispositivo en estrecha colaboración. Protección Civil y Policía Local garantizarán los itinerarios de entrada y salida en las puertas del camposanto. Mientras que los voluntarios parroquiales controlarán el aforo y la seguridad interior.

El párroco y la Concejalía de Sanidad hacen un llamamiento a la responsabilidad y la prudencia. Muy singularmente dirigida a las personas mayores. Pedimos a la gente mayor que anticipe las visitas y se abstenga, en la medida de lo posible, de acudir al cementerio los días 31 y 1. Y aconsejamos no dejar los arreglos y la colocación de flores para los últimos días, declara la concejala Isabel Torres. Solicitamos también colaboración a la ciudadanía en el cumplimiento de las medidas sanitarias. Y, además, que se abrevie al máximo la presencia en el cementerio para evitar aglomeraciones, subraya la regidora.