La Ciudad de Valencia no es ajena a este agravamiento de los datos de la incidencia del COVID en la Comunitat Valenciana.

Según el propio Ministerio de Sanidad la Incidencia Acumulada en los últimos 14 días en la Comunitat Valenciana ha ascendido hasta los 565 casos por cada 100.000 habitantes.

496 casos de COVID por cada 100.000 habitantes

La Ciudad de Valencia con datos consolidados de ayer asciende hasta los 496,29 casos por cada 100.000 habitantes. El problema es que según datos del INE la Ciudad posee 794.288 habitantes siendo la principal población de la Comunitat Valenciana, y por tanto concentrando gran número de casos.

Así, según datos a día de ayer de la propia Consellería de Sanitat, la ciudad de Valencia posee 3.942 casos detectados de COVID mediante PCR los últimos 14 días. Sumando en total 33.203 infectados y una mortalidad de 608 personas.

Por contra, el comité de seguimiento del COVID en el Ayuntamiento formado por los miembros del equipo de gobierno no han decidido adoptar medidas más drásticas como sí han hecho otros consistorios cercanos.

Se toman medidas «laborales» tras 50 positivos entre los empleados municipales

Tras conocerse que ya son 50 trabajadores municipales positivos por COVID y más de 40 confinados en cuarentena mientras esperan la PCR. Se ha decidio ampliar el teletrabajo en las instalaciones municipales. Hasta tal punto que Ribó ya contempla unos PLenos y Comisiones Online. Decisiones que afectan directamente a los concejales, pero no a toda la población, a la que siguen dejando desatendida y sin medidas una vez más.

Un Ayuntamiento que siempre llega tarde en temas de COVID y que de nuevo sigue sin tomar medidas contundentes para doblegar la curva de contagios.

El Ayuntamiento desobedeció las indicaciones de la Generalitat en varias ocasiones

Por contra el Consistorio desobedeció «a sabiendas» las indicaciones de la Generalitat Valenciana. Así, en navidades programó eventos con la Mensajera Catalina, y el controvertido concejal Carlos Enrique Galiana se inventó decenas de eventos bajo el paraguas de «toc-toc». En múltiples barrios de Valencia dedicado a los más pequeños y sus familias.

A pesar de la recomendación de la Consellera de Justicia, Gabriela Bravo y el propio Presdent Puig.

También hay que recordar la «no-cabalgata» de reyes, que congregó a miles de personas organizada por la concejalía de Carlos Enrique y que se ha desvinculado completamente de sus consecuencias. El alcalde fue el cooperador necesario de un atentado contra los ciudadanos. Quizá el vallado y la megafonía de los tres autobuses invitando al acto «hizo que los valencianos actuáramos inconscientemente». Unos fastos que de momnto han costado más de 40.000€. Habrá que sumar horas extras de funcionarios, policias, valleros, además de gastos en el propio consistorio como la retransmisión del evento por redes sociales…Un sumatorio que seguramente llegará a los 50.000€ de esta «no cabalgata»