La única trabajadora despedida por el robo de los más de 4 millones de euros en Septiembre de 2019, Celia Zafra demandó a la EMT por despido improcedente.

Tanto Joan Ribó como el propio concejal Grezzi la hicieron responsable del robo y apoyaron su despido, sin dar ninguna opción de presunción de inocencia que sí piden para sus cargos cuando son imputados o investigados, como Fuset, Galiana, o la propia Sandra Gómez.

El Juzgado sentencia despido improcedente

El Juzgado sentencia despido improcedente en el caso de Celia Zafra. Además, en base a la legislación laboral, se saltaron todos los procedimientos con este despido fulminante.

El juzgado condena a la EMT a readmitir, o indemnizar con 199.000 euros. En caso de admitir a la trabajadora se le deberán de abonar los salarios que se han dejado de percibir (desde septiembre de 2019) y abonar las cuotas correspondientes a la seguridad social. En caso contrario deberá abonar 199.000€.

Un despido que ya cuando se produjo desde ValenciaNews pusimos en duda que fuera precedente. Ahora el Juzgado ha dado la razón a Celia Zafra que además denunció que le habían obligado a firmar una Declaración Jurada contra su voluntad y bajo coacciones y amenazas.

Ahora Ribó y Grezzi deberán dar las explicaciones oportunas y retractarse de sus palabras. Ya entonces, el concejal fallecido Ramón Vilar, concejal del PSPV y miembro del Consejo de Administración de la EMT dudaba de que o fuera despido improcedente. También los consejeros del PP, Ciudadanos y Vox advirtieron de ello a Compromís y al propio Grezzi que hizo oídos sordos.

Ribó y el propio Grezzi siguen defendiendo que la culpabilidad del robo la tienen Caixabank y la empleada Celia Zafra. De manera paralela, en otro juzgado se sigue la investigación por el robo. Pero tendrá difícil conclusión la causa porque no hay culpables direcos del robo conocidos.