Cada vez la imagen «de diseño» de la Plaza del Ayuntamiento de Valencia está más degradada. Esta semana ha aparecido un nuevo bosque de maceteros en la plaza.

Ahora al gran diseño de los maceteros de hormigón pintados se han añadido 12 maceteros de hierro con ficus que han sacado de otro punto de la Ciudad.

Plantas secas

A pesar de que antes de Navidades se renovaron un 30% de las plantas que se encontraban secas por otras nuevas de mucho menor tamaño. Vuelven a observarse plantas secas.

Especialmente evidente son los casos del lentisco o murta. Esta planta necesita una buena cantidad de tierra para enraizar y la miniatura de los maceteros no permite que las plantas sean viables.

El tema del riego tampoco ayuda con riegos cada semana a mano y con manguera extraída de un pequeño depósito de una furgoneta

riego a mano cada día. un ejemplo de «riego de última generación»

Nuevos maceteros

Esta docena de unidades nuevas extraídas de otros puntos de la ciudad han acabado de dar una imagen de caos de diseño en la plaza. En la confluencia de la plaza con la Calle Periodista Azzati hay hasta15 maceteros en menos de 20 metros cuadrados. Contrasta con el naranjo en la fachada de la Plaza del Ayuntamiento que hace más de un año se murió y se arrancó. Donde sigue un año después el alcorque vacío.

Una plaza que es un desastre

Las zonas de sombraje nunca han llegado, como tampoco los cerca de 50 bancos previstos. Una plaza que en la práctica es un erial, que está sirviendo como zona multiusos. Desde unas casetas de librerías hasta ahora una exposición con limones en gran formato engalanados sobre Murcia y su citricultura.

Un pésimo ejemplo de diseño y la falta de conocimiento sobre las necesidades de las plantas. Con unos maceteros de hormigón que necesitan más riesgo del habitual y con muy poca capacidad de tierra. Plantadas especies arbustivas de gran porte que necesitan mucho más espacio para poder desarrollarse.