El Bonica Fest de Galiana va cayendo en picado

El Bonica Fest de Galiana va cayendo en picado. Esta es la realidad de un Festival» de los mercados municipales» donde los vendedores pierden año a año interés en el mismo.

Sólo un 14% de los puestos abiertos para la fiesta en el Mercado Central

Así, según datos ofrecidos por los propios vendedores en el Mercado Central, de 245 puestos tan sólo abrieron el pasado sábado en la fiesta 36 puestos. Lo que supone tan sólo un 14% de los puestos abiertos de todo el mercado.

De hecho desde la Concejalía se considera esta ridícula cifra en el Mercado Central a una «vendetta personal» de los vendedores hacia Galiana, ya que les va a quitar su autogestión.

Los vendedores de los mercados muy críticos con el concejal de Mercados Galiana

Los vendedores critican una fiesta «hecha para el lucimiento personal de Galiana. Una cara campaña de publicidad personal que pagamos todos«. Afirman los propios vendedores.

«No podemos ofrecer el producto real que luego vendemos, y encima es por la noche cuando el emrcado está cerrado«. Añaden algunos vendedores. Otros critican «convertimos las paradas en bares improvisados donde ofrecemos mojitos y productos que luego no tenemos de normal, con lo que la promoción de nuestrso productos es nula«.

De hecho esta fiesta inicialmente la creó el anterior gobierno municipal y era itinerante cada semana en un mercado, donde se centraba la promoción cada semana en ese recinto en concreto.

Ahora el nuevo formato el «Bonica Fest» es concentrar las actividades en un sólo día en todos los mercados y estando estos fuera de horario. Con lo que luego poco se asemeja de la realidad diaria del mercado lo ofrecido esa noche. Un evento que el año pasado costó cerca de 178.000€ y que aún no se han publicado los datos de este año.

Quejas de la hostelería y de defensores del patrimonio

La hostelería en torno a los mercados y estas macrofiestas critican duramente cómo se organiza este evento del que dicen «es competencia desleal a nuestros comercios de hostelería».

También las entidades que defienden el patrimonio histórico se quejan de que de nuevo el Ayuntamiento vulnere sus propias leyes. Así, se montó un escenario sin proteccion a escasos centímetros de La Lonja, Patrimonio de la Humanidad y allí el volumen era excesivo y la mega fiesta fue un pequeño botellón improvisado a las puertas de este edificio Patrimonio de la Humanidad.