La Asociación de Vecinos de Ciudad Jardín anoche convocó a sus vecinso a una gran cacerolada para exigir el derecho al descanso. Las fietas y botelloens nocturnos han vuelto con fuerza al barrio, y no les permiten a los vecinso conciliar el sueño.

Cada fin de semana miles de jóvenes, y no tanto, se reúnen en el entorno de la Plaza del Cedro para hacer botellones. Unas fiestas nocturnas callejeras que se han extendido por la zona y los jardines de la Avenida Blasco Ibañez. también la zona próxima de la Plaza de Honduras, al otro lado de Blasco Ibañez subre estas fiestas cada fin de semana.

Los vecinos de la Plaza de Honduras se han unido con múltiples pancartas en sus balcones. Las protestas no han hecho más que empezar y ya se ha unido a las mismas también el Barrio de la Isla Perdida que empieza a sufrir también estos botellones y fiestas ilegales callejeras.

Total inacción municipal

Todo ante la total inacción policial, una pasividad que sólo se explica por unas parece ser ordenes del propio Concejal de Seguridad Ciudadana, Aarón Cano, negacionista de la realidad y en su mundo paralelo de color rosa.

En la pasada Junta Municipal de Distrito muchos vecinos se concentraron para hacer una sonora pitada a los políticos del equipod e gobierno, a los que acusan de haberles abandonado. Los vecinos acusan directamente a Joan Ribó de no querer recibirles y de abandonarles y al concejal de Policía Aarón Cano de no querer poner medios policiales para hacer cumplir la legalidad.

Aarón Cano presentó el borrador de una ordenanzaa de convivencia ante la cual aseguró que «ya tendremos armas legales para multar el botellón». Pero en concejal Cano parece olvidar o ignorar la Ley vigente de 2006 de Les Corts Valencianes. Una ley que prohibe beber alcochol en la vía pública excepto en las declaradas oficialmente como Fiestas Populares.