Influencia de los colores de las paredes en cada espacio de nuestra casa

A través de los estudios sobre la cromoterapia se ha demostrado que el color de las paredes influye directamente sobre el estado de ánimo de las personas que viven en la vivienda. Por ese motivo, cada vez son más las personas que antes de dar color a sus paredes miran qué influencia les dará. Hay que tener en cuenta que un color puede hacer que nuestra forma de actuar y sobre todo nuestro estado de ánimo sea uno u otro. De aquí que siempre haya que optar por los colores adecuados para poder disfrutar de un buen confort en el hogar.

¿Realmente los colores de las paredes influyen en las personas?

A través de diferentes estudios se ha podido comprobar de primera mano que el color influye directamente en las personas. La influencia no solo es a nivel psicológico, también a nivel fisiológico. Como nos informan los expertos en análisis en productos para viviendas de Vivienda Viva, los colores cálidos hacen que la persona se sienta más activa. En cambio, los colores neutros y sobre todo fríos son ideales para conseguir la concentración y sobre todo la relajación.

Por ese motivo, dependiendo de la personalidad natural de la persona, hay que optar por unos colores u otros. Por ejemplo, se suele recomendar que las personas activas de manera natural opten por colores fríos para que se puedan relajar en casa. En contra, las personas apagadas y con poca actividad deberían optar por los colores cálidos para sentirse más activos. Lo que no se suele recomendar es que por ejemplo una persona activa de manera natural opte directamente por colores cálidos. Eso podría provocar una sobreestimulación.

Mejores colores para pintar el salón y la cocina

Una de las estancias donde más tiempo vamos a pasar es el salón. Las paredes del salón pueden ser muy variadas, desde cálidos hasta suaves como el gris claro o incluso el blanco. Lo que sí se suele recomendar es que los colores sean vivos para que podamos sentirnos estimulados y llenos de energía. De esa manera también se consigue la sociabilización de la zona. Si no quieres que todas las paredes sean de color fuerte, puede ser una buena alternativa pintar tres paredes claras y la principal oscuro. Crea actividad, pero en ningún momento suele crear sobreactividad.

En el caso de pintar las paredes de la cocina, puede ser una buena opción pintar de color rojo, amarillo o naranja. A través de esos estudios se ha demostrado que se estimula la digestión. Otra opción puede ser la de pintar de color azul o verde, siempre con intensidades claras. Esos colores siempre se deben usar cuando se busca la concentración y sobre todo la relajación.

Mejores colores para pintar una habitación

Teniendo en cuenta las opiniones de DecoHabitaciones.comla habitación siempre debería ser pintada para conseguir disfrutar de serenidad y relajación. Para conseguirlo, lo más recomendable es optar por los colores fríos. Algunas de las opciones más recomendables para dar color a una habitación es el azul y verde, aunque el violeta también se está poniendo de moda poco a poco, sobre todo en las habitaciones de parejas jóvenes.

Si los colores mencionados anteriormente no terminan de convencerte, hay otras opciones a través de las cuales se puede obtener una buena sensación de relajación. Se puede optar por el marrón claro, pero el color que más está creciendo es el gris claro. No solo aportan elegancia, también la serenidad que siempre tiene que estar presente en ese espacio.

Lo mismo pasa cuando vamos a dar color a una habitación infantil. Siempre hay que buscar relajación para que el menor pueda descansar y dormir más fácilmente. Además de los colores azules y verdes los colores pastel también se pueden mostrar como una buena opción. El color pastel destaca por transmitir delicadeza y sobre todo dulzura. Eso sí, como en ocasiones el color puede quedar un poco soso para una habitación infantil, lo que se suele hacer es darle personalidad a través de vinilos o dibujos. Eso hace que la habitación tenga un aspecto más vibrante y adecuado para un niño.

Mejores colores para pintar un despacho

A la hora de dar color a un despacho o a un estudio es vital tener en cuenta que tipo de actividad se va a realizar en la estancia. Si el trabajo necesita de un nivel de concentración importante, siempre tenemos que optar por los colores neutros y claros. Actualmente en los estudios para trabajo se está poniendo de moda los grises claros en diferentes variantes. Se ha demostrado que es un color que ayuda a estimular el intelecto.

En el caso de que el estudio vaya dirigido a la creatividad, entonces será mejor optar por los colores vivos. No se recomienda un color demasiado potente como el rojo. Se suele recomendar optar por el amarillo o incluso por el naranja. Esos colores no solo ayudan a que las personas tengan más energía, también un mayor grado de intelecto y atención.

Mejores colores para pintar un cuarto de baño

En el baño siempre se debe optar por los colores suaves a través de los cuales dar la sensación de amplitud, naturalidad y claridad. El blanco suele ser el más usado por el color de los baldosines. Pero también puede ser una alternativa interesante optar por el color beige o celeste. Siempre tenemos que optar por los colores frescos y relajantes. Al fin y al cabo, el baño es un lugar usado en muchas ocasiones para relajarnos después de un día de trabajo.

La importancia de estudiar diseño de interiores

Si quieres saber más sobre los colores y cómo introducirlos en la decoración de un hogar, lo mejor es estudiar diseño de interiores. Si buscas información, en quecarreraestudiar.es/estudiar-diseno-de-interiores/ podrás tener todos los datos que buscas sobre la carrera universitaria. No solo te servirá para poder decorar tu vivienda adecuadamente, sino que también te podrá servir como salida laboral. La demanda de estos profesionales cada vez es mayor, de aquí que sea una buena alternativa.

Para hacernos a la idea, tras obtener el título podemos desempeñar un gran número de actividades con las cuales ganarnos la vida. Por ejemplo, se puede trabajar para diseñar espacios de interior, escenografía, paisajismo, escaparatismo, asesoría en constructoras, domótica e interacción, diseño de espacio administrativos, diseño de iluminación… Sin olvidar que se puede usar los conocimientos para decorar la vivienda propia.