El Hospital de Campaña de la Fe para hacer frente a la pandemia, y construído por la Generalitat Valenciana sigue 13 meses después sin licencia de actividad.

Informe negativo de prevención de riesgos laborales

El Comité de prevención de riesgos laborales del Departamento de Salud de La Fe, inspeccionó las instalaciones del Hospital de campaña y emitió un informe fechado el pasado mes de noviembre.

El informe indicaba que se detectaban múltiples irregularidades hasta en siete áreas distintas que ponían en riesgo la salud de los trabajadores y de los pacientes e indicaba a la empresa constructora y a la propia Gerencia de La Fe que debían ser subsanadas.

La visita a las instalaciones contó con hasta cuatro participantes, uno de ellos técnico superior de seguridad. El informe fue completamente desfavorable.

Deficiencias encontradas

  • Caídas de personas al mismo nivel. Ya que en esas fechas llovió y detectaron múltiples flitraciones de agua que habían encharcado el suelo de lignolio que era tremendamente resbaladizo con agua y aún más con barro. Indican que las filtraciones se producen por la estructura desde techo, ventanas, e incluso puertas y paredes.
  • Riesgo de explosión. Detectaron que las conducciones eléctricas iban por el suelo al aire sin ninguna protección y que discurrían paralelo a los tubos de oxígeno. Cualquier cable pelado, fugas de oxígeno o deterioro al estar ambas conduccioens juntas posdrían provocar una explosión.
  • Riesgos eléctricos. Observan que se han formado balsas de agua sobre la lona justo encima de los cuadros eléctricos, con el consiguiente peligro. Además se observan equipos informáticos y equipos portátiles de aire acondicionado dañados por las filtraciones de agua.
  • Salidas de emergencias. Los expertos no saben qué normativa se ha utilizado, y además añaden que las salidas dan a zonas no seguras con escalones y obstáculos en la zona externa que imposibilitan una rápida evacuación en caso de emergencia.
  • Temperatura y humedad. Los cierres de velcro en las puertas de lona y otros puntos de unión de toda la lona de la cubierta no permiten un buen sellado y por esas zonas se filtran corrientes de aire perjudiciales para pacientes respiratorios y para personal. Se producen multitud de filtraciones de agua.
  • Ruído. Uno de los aparatos de climatización no tiene aislamiento acústico y se encuentra junto a zona de trabajo y estancia de pacientes. Ruído constante de alta intensidad.

Respuesta desde la Consellería de Sanitat

La respuesta de Sanitat llegó a finales de enero cuando se hizo público este informe negativo y los riesgos encontrados. Así, desde Consellería de Sanitat se informó de un nuevo informe en el que desvelaban se había actuado sobre los riesgos y era positivo.

Este informe nunca vió la luz, ni se hizo llegar a los medios de comunicación. Más que una nota interna a los trabajadores sin firma de técnicos en los que se aseguraba desde instancias de la propia Consellería que se habían subsanado los fallos encontrados.º

Cierre del hospital por problemas con el viento

El hospital de campaña de la provincia de Castelló inicia la actividad de hospitalización de pacientes con COVID-19
El hospital de campaña de la provincia de Castelló con hospitalización de pacientes con COVID-19. Tampoco tiene licencia de apertura

Una semana justo después de estas informaciones contradictorias, el 24 de enero de 2020, las 26 personas que estaban ingresadas en el Hospital de Campaña de las carpas junto a la Fe fueron derivadas al antiguo recinto de La Fe de Campanar.

Tras el vendaval de viento con rachas de más de 100km/h los pacientes se han quejado de las rachas de aire que se producen en el interior del recinto. Con riesgo para los pacientes y la propia estructura.

Evacúan a los pacientes de las carpas del Hospital de Campaña de la Fe

Múltiples modificaciones del proyecto incial presentado a la Generalitat Valencia que elevaron el coste de los hospitales de 3,3 a 16 millones de euros

Desde la Ingeniería Desarrollos de Alta Tecnología (IDAT), filial de Hispano Vema, a cuya dirección está José Antonio Navarro Moreno ya se advirtió hace siete meses que los hospitales estaban garantizados para años, pero que als carpas han de ser retensadas contínuamente y esta labor no se estaba realizando.

José Antonio Navarro nos recordó a principios de este 2021 que el proyecto inicial fue modificado sustancialmente por la Consellería de Sanitat, incluso durante su construcción. Así, se fueron introduciendo modificaciones que elevaron el coste de 3,3 hasta los 16 millones de euros. Cifra que no ha sido abonada en su totalidad según parece, por la Generalitat Valenciana.

Las lluvias durante su construcción dejaron ver las deficiencias por los cambios introducidos sin parar

A esta empresa se le solicitaron respiradores y material médico, y tuvo que una vez en el sitio, elevar una tarima. Ya que el solado no era el adecuado ni tenía un sistema de drenaje previsto en caso de lluvias. También hubo problemas con los aparatos de refrigeración y con los lavabos portátiles. Todo ello consecuencia de las múltiples modificaciones al proyecto que iba introduciendo Sanitat.

Las labores de mantenimiento aseguró ya hace meses el gerente de IDAT fueron asumidas por la empresa de mantenimiento del propio recinto hospitalario de La Fe. IDAT dudaba de que estuvieran capacitados para poder llevar el mantenimiento de estas carpas por carecer de la experiencia necesaria.

Sin licencia de actividad 13 meses después

personal trabajando en un recinto sin licencia

13 meses después estos recinto siguen sin licencia de actividad. Todo ello a pesar de haber tenido personas hospitalizadas bajo su techo y haberse realizado cribados masivos, pruebas PCR y otras actividades con personal en sus instalaciones.

El senador Fernando De Rosa critica abiertamente esta falta de licencia de actividad

El senador popular Fernando De Rosa ha criticado con un video in situ en las instalaciones de Valencia, esta total falta de responsabilidad por parte de las instituciones valencianas tras 13 meses de actividad.