Este año existe ya la posibilidad de por tercera vez acudir a als urnas. Porque más de 70 días depués de las Elecciones a Cortes Generales, no tenemos ni fecha de posible investidura del Presidente del Gobierno.

Pero Sánchez y el PSOE siguen en su idea de «Gobiernod e colaboración» de fuerzas progresistas. Contaría con el apoyo de nacionalistas, PSOE, Compromis y Podemos. Su principal socio de gobierno sería Podemos, pero descarta dar carteras ministeriales fuera del PSOE.

Podemos quiere estar sentado en el Consejo de Ministros.

Podemos exige entrar en el consejo de ministros de Pedro Sánchez, y para ello, exige carteras ministeriales y órganos relevantes menores. Así exigen un Miitsrio para Pablo Iglesias. No entienden un apoyo programático tan sólo ni aceptan algunos altos cargos menores.

Compromis regala su voto

Compromis nuevamente, ha regalado su único voto, a cambio de nada. Ni financiación necesaria, ni infraestructuras, ni nada, tan sólo promesas. De hecho, el propio Baldoví la lía parda en televisión. Afirma que le gustaría ver a Errejón y la propia Carmena con carteras ministeriales. La reacción desde el entorno de Podemos no se hace esperar, ya que Más Madrid se separó de Podemos. Un Diputado valenciano para nada, nuevamente.

Ciudadanos y su «cordón sanitario al PSOE»

Ciudadanos ha acordado el NO rotundo a Pedro Sánchez y el PSOE, a pesar de que la unión de mabos daría una estabilidad más que probable al gobierno. No quieren oir ni hablar de otra postura que nos ea la del NO a la investidura de Pedro Sánchez, a pesar de las múltiples voces internas discordantes.

El PSOE no oculta ya su enfado

El PSOE no oculta su hastío y enfado, y ya habla abiertamente de un gobierno en solitario o de la convocatoria de nuevas elecciones.

Ya hay encuestas que hablan de cómo afectaría todo esto a los partidos, y parace que el PSOE sería el gran beneficiado por ello.

De hecho, al ausencia total desde ahce años de «hombres y mujeres de Estado» en la política nacional hace que tan sólo responsan a los intereses de su partido y propios ante los del estado.

El PSOE seguiría subiendo a costa de un Podemos que no podría explicar su negativa a un gobierno de izquierdas. Vox perdería varios diputados, y Ciudadanos sería el gran perdedor. Por otra parte, el PP se mantiene, con una bajada mínima. Seguría sin sumar PP, Ciudadanos y Vox. Pero Pedro Sánches se vería mucho más reforzado.

Y seguimos sin gobierno dos meses después, o mejor dicho «en funciones» el anterior.