La Federación de Moros y Cristianos de Valencia carga contra Delegación del Gobierno por la caótica situación vivida en la tarde del 9 d’Octubre y que deslució y «reventó» el acto de la Entrada por las calles del Centro de Valencia.

Una entrada maldita la de este año

Las obras en la Plaza de la Reina obligaron a cambiar el itinerario habitual. Se había anunciado por la Calle Colón pero finalmente se desvió para evitar las manifestaciones por Paz, Marqués de Dos Aguas, Abadía de San Marín a buscar San Vicente, Plaza del Ayuntamiento y Marqués de Sotelo.

Así, en la misma semana se desplazó por las manifestaciones catalanistas estas celebraciones típicas en la tarde del 9 d’Octubre.

Delegación del Gobierno desplazó una de las manifestaciones, la de ACPV por el tramo final que ocupaba la Entrada. Finalmente las manifestaciones catalanistas discurrieron por Marqués de Sotelo, con lo que el tramo final de la entrada se tuvo que cambiar in situ. No pudiendo vallar el recorrido por seguridad debido a las manifestaciones.

El catalanismo reventó la entrada de moros y cristianos e increpó a la manifestación cultural valencianista

Los socios del PSPV piden la destitución de Gloria Calero

Por orra parte, los socios del PSPV en el Botanic, tanto Podemos como Compromís, piden la destitución de la Delegada del Gobierno por los hechos en la procesión cívica del 9 d’Octubre. Ambas formaciones habían convocado a sus militantes tras una pancarta y pretendían realizar la procesión cívica tras el cortejo oficial.

El 9 d’Octubre hasta antes de la pandemia siempre se había permitido tras la Provesso Civica, la manifestación espontánea de la sociedad civil. Desde que entró Compromís en el Ayuntamiento se ha evitado y puesto trabas a la tradicional «otra manifestación». Que congregaba a entidades cívicas y sociales como el Grup D’Accio Valencianista, entidades sociales, LGTBI valencianistas o partidos políticos.

Este año no abrieron el vallado previo y Compromís no pudo desfilar. Como sí lo hicieron unos cientos de emtros Ciudadanos y Vox, aseguido del valencianismo de ultraderecha. Se impidióel acceso tanto a compromís comoa  entidades LGTBI valencianistas, el propio GAV o los partidos valencianistas de centro, izquierda y centro-derecha.

Así, Podemos y Compromís exigen la destitución de la Delegada del Gobierno por no poder haber desfilado.

El Ayuntamiento responsable de la celebración matutina

Delegación del Gobierno recuerda que toda la Provesso Civica es responsabilidad únicamente del Ayuntamiento de Valencia como organizadores. Cabe además recordar que el mismo Ayuntamiento expulsó del cortejo oficial a entidades y partidos políticos «molestos». Además de reducir los pases a entidades como Lo Rat Penat, que fueron los que recuperaron en el siglo XX esta festividad.

La excusa esgrimida fueron instrucciones de la Delegación del Gobierno. Un hecho que desde Delegación del Gobierno desmienten. Esto cada vez parece más una guerra entre Comrpomís y el PSPV para cabrear más a los valencianos y responsabilizar al contrario. Quien pierde, como siemrpe, los valencianos.