Decisiones políticas que nos ponen en riesgo

Hoy empezarán los trabajadores de los hornos de las azulejeras a preparar la vuelta a la producción. Todo ello sin que se hayan concretado medidas de protección, y nada se sabe de los test que se iban a realizar a los trabajadores. Son decisiones políticas que nos ponen en riesgo a todos.

Lo más grave es que desde le martes se producirá un «desescalamiento» de trabajadores progresivo, con lo que ahora mismo no hay ningún plan para proteger a los trabajadores. Ya se han descartado los test masivos para los trabajadores.

Desde Conselleria se Sanitat se sigue recomendando que los trabajadores antes de acudir a su lugar de trabajo se hagan la prueba test del COVID-19 para descartar sean portadores del mismo. Pero se advierte que ahora mismo no hay test para ello. Así, que ese «certificado» que se iba a emitir se descarta de momento por la imposibilidad de hacer los test a los trabajadores.

Los sindicatos responden de una manera muy comedida

«Donde no se pueda garantizar la seguridad de los trabajadores no se debe reiniciar la actividad, así de claro«.

«Entiendo que cuando el sector cerámico dice que está en disposición de trabajar mañana (hoy), he de pensar que puede garantizar esa seguridad«. Quién va a tomar esa decisión lo está haciendo de una manera responsable.

«Es fundamental avanzar en el tema de los test en la medida que se pueda avanzar».

«Lo deseable sería que todos los ciudadanos españoles pudiéramos hacerles un test para detectar quién ha tenido la mala fortuna de ser contagiados. Pero eso no va a pasar mañana ni pasado, y no creo que vaya a pasar nunca porque hablamso de 47 millones de personas«. Añaden desde los sindicatos.

Autocomplacencia de los Sindicatos UGT y CC.OO.

Los sindicatos descartan ya el tema de los test y hablan de que cada empresa tome medidas para garantizar la seguridad de los trabajadores. esas medidas las concretan en EPIS y en una serie de medidas, que difícilmente se podrán ajustar a la realidad.

  • «Donde se utilicen autobuses para llevar a los trabajadores a su centro laboral, éstos no deberán superar más del 30% del aforo». Pero ¿se va a incrementar esta flota entonces triplicando los servicios?
  • «Los trabajadores de grandes empresas que vayan cambiados de casa». Esta medida es para no utilizar los vestuarios, pero ¿entonces impedimos que después de esa jornada puedan lavarse y ducharse?
  • «Se deberán mantener distancias de seguridad de más de 2 metros». Díficil en muchos trabajos donde el espacio es reducido o en cadenas de montaje.
  • Todos deberán de contar con EPIS suficientes.
  • Turnos para garantizar que la plantilla se ala mínima y no estén a pleno rendimiento para garantizar la separación de personas.
  • No se utilicen comedores, ni aseos… ¿no podrán ir al baño?¿y dónde comerán?

«Si el requisito es que los trabajadores que se reincorporen a la actividad laboral hayan pasado el test, no sé cuando se recuperará la actividad económica»

La Patronal añade que cada sector ha de regular vía acuerdo entre patronal y sindicatos sus medidas básicas

«No todos los test son suficiente ni para los trabajadores que actualmente están trabajando«. El representante del la CEV reconoce que además en cada sector hay unos EPIS necearios y que no son los mismos en todos. «No todos los test van a llegar a los trabajadores, hoy puedes hacerte el test y mañana te puedes contagiar».

Por eso añade es importante que en cada sector industrial se establezcan por sindicatos y patronal las normas básicas de seguridad a los trabajadores.

El President Puig al respecto ante las palabras de su Consellera de Sanitat al respecto que «desconozco que mañana van a incorporarse trabajadores» le ha restado importancia.

Chimo Puig ha dicho «Un test no es una vacuna, y un test sirve para lo que sirve«. «No es posible vincular la actividad económica a realizar esos test«. Esto contradice la versión de hace unos días de la conselleria de Sanitat que hablaba de realizar esos test a los trabajadores. Para garantizar la seguridad de esos trabajadores.

Ana Barceló: «No tengo la información de qué trabajadores o sectores se van a incorporar mañana»