La Ciutat de les Arts i les Ciències ha superado las 700.000 ventas este verano. Aunque sigue estando en cifras inferiores al inicio de la pandemia, se va recuperando a un ritmo galopante.

Por edificios, en junio, julio y agosto, el Museu de les Ciències ha sumado 197.663 entradas vendidas, un incremento del 84% con respecto a 2020. Pero un -36% respecto a 2019. Además, continuará siendo centro de vacunación masiva COVID-19 a lo largo de los próximos meses.

El Hemisfèric destaca también con 91.140 entradas, un 182% más que en el verano de 2020, un -33% respecto a 2019.

El Oceanogràfic, por su parte, ha registrado 411.273 visitantes, lo que supone un incremento de 179% con respecto a 2020 y un -33% respecto a los tres meses de verano de 2019, año en el que se registró la segunda mejor cifra desde la apertura del acuario en 2003.

Con todo ello, el Oceanogràfic sigue aumentando el número y la oferta de actividades escolares de cara al próximo año. Así como acciones de divulgación y concienciación sobre las riquezas y debilidades del mundo marino en su ámbito local y global.

Aumentan los visitantes valencianos, nacionales y extranjeros

En el balance resalta el aumento en un 103% de los visitantes nacionales y del 242% del público extranjero con respecto al verano de 2020. También las visitas procedentes de las provincias de Castellón, Valencia y Alicante han aumentado un 33% de junio a agosto de 2020 con respecto al mismo periodo del año anterior.

En cuanto a la procedencia de los visitantes de la Ciutat de les Arts i les Ciències, durante este verano el 80% es de fuera de la Comunitat Valenciana. De este porcentaje, un 28% corresponde a turistas extranjeros, principalmente franceses, y un 52% de otras comunidades autónomas, sobre todo de Madrid. El resto, un 20%, procede de la Comunitat Valenciana.

La Ciutat de les Arts i les Ciències continúa con las medidas de seguridad adoptadas de reducción y control de aforo frente a la COVID-19 y señalización de itinerarios para garantizar la distancia social y evitar aglomeraciones, además de desinfección de espacios y la vigilancia de la calidad del aire.