El IVCR+i restaura las pinturas cubistas de José Vento en el Palau de la Generalitat Valenciana

El Institut Valencià de Conservació, Restauració i Investigació ( IVCR+i) está restaurando las pinturas murales de estilo cubista sobre el Tratado del Consolat del Mar del pintor José Vento en el Palau de la Generalitat Valenciana.

Mural realizado en 1951 sobre la ratificación del Tratado del Consolat del Mar

En 1951, el pintor José Vento Ruiz (Valencia, 1925 – Madrid, 2005) realizó una decoración mural para el vestíbulo del segundo piso del Palau de la Generalitat, edificio representativo de la arquitectura civil del gótico valenciano del periodo foral, que desde 1931 está declarado bien de interés cultural.

La temática del mural está relacionada con la ratificación del Tratado del Consolat del Mar, aunque representado bajo una estética moderna acorde con las líneas cubistas y de nueva figuración imperantes en la época.

En el muro más longitudinal, y en el centro de la composición, se sitúa el rey Pedro III, sentado en un trono bajo dosel con las armas de la Corona de Aragón, concediendo en 1283 el privilegio a la ciudad de València de poseer el Consolat del Mar.

Junto a él, varios personajes de la corte, comerciantes y navegantes, mientras un personaje le muestra el libro que contiene la jurisprudencia mercantil por la que se debe regir esta institución.

Dos murales más con comerciantes como protagonistas

En otro mural se ve la mesa donde se ha ratificado el tratado, con el blasón de la Corona de Aragón en su frente. Expresado mediante el abrazo entre dos comerciantes o navegantes ante un mural, o suelo, de alfardones blancos y azules. Que tienen por motivo decorativo un bajel y unas aguas en clara alusión al tema propuesto.

En el tercer mural otros comerciantes muestran orgullosos a los navegantes el libro que alberga las leyes por las que se rige el comercio mercantil de los valencianos en época foral, igualmente dispuesto ante el panel de alfardones anteriormente descrito.

Intervención realizada

La primera intervención que se ha realizado ha sido la eliminación del papel japonés con el que estaban cubiertas las pinturas. Para ello se han realizado los test necesarios para identificar el producto y el sistema de eliminación más idóneo. El papel japonés se ha retirado aplicando agua tibia utilizando brochas blandas y esponjas naturales.

Al eliminar toda la capa de papel, se ha detectado la presencia de numerosas manchas de suciedad muy adherida y que afecta a toda la superficie de los tres paneles, lo que ha motivado que se inicie un proceso de limpieza de las mismas.

En la actualidad se está trabajando en la fase de limpieza de las pinturas con el objeto de eliminar todos estos restos de suciedad adherida. Antes de iniciar el proceso de limpieza, con el fin de determinar el producto y sistema de aplicación más idóneo, se ha realizado el test de solubilidad que ha identificado el alcohol etílico y la acetona como los disolventes más apropiados para eliminar la suciedad presente, que están siendo aplicados con hisopo.

Una vez finalice el proceso de limpieza, se procederá con el estucado de las lagunas y la reintegración cromática de los faltantes.