Mompó: «La playa de El Perelló se encuentra en una situación límite y necesita soluciones definitivas»

  • Los temporales y los cambios en las corrientes han provocado la regresión de la playa perdiendo hasta 20 metros de anchura
  • El alcalde de El Perelló propone la construcción de arrecifes artificiales a 500 metros de la costa o dragar arena que permanece en el agua

Vicente Mompó, ha alertado hoy que «la playa de El Perelló se encuentra en una situación límite y necesita soluciones definitivas».

Mompó ha recorrido el litoral de esta localidad y también de Les Palmeres junto al alcalde de El Perelló, Juan Botella; el diputado provincial, Avelino Mascarell; el coordinador general provincial, José Vicente Anaya; la coordinadora comarcal de la Ribera Baixa, Estefanía Requeni; el secretario comarcal, Vicent Codoñer; así como con el edil de Urbanismo de Sueca, Fernando Franco; y la presidenta del partido en esa localidad, María Ángeles Matoses.

Mompó«son numerosas las playas que se encuentran en muy mala situación y si siguen así vamos a perder un activo económico para la provincia de primer nivel».

Los efectos de los últimos temporales han sido demoledores en la playas del sur de Valencia y, en el caso de El Perelló, se ve agravado por el cambio en las corrientes marítimas que las sucesivas ampliaciones del puerto de Valencia han supuesto.

Mompó ha recordado que la regresión de la playa en El Perelló es de hasta 20 metros de anchura y las soluciones que se ofrecen son «siempre provisionales». La aportación de arena durante los dos próximos años es lo que ahora mismo ha puesto sobre la mesa la Demarcación de Costas pero «es algo que todos los expertos señalan como efímero», ha indicado el presidente provincial.

Es por ello que ha reclamado que «se aborden situaciones que tengan una mayor permanencia y efectividad porque los pueblos se hayan ya muy constreñidos entre el mar y La Albufera».

El alcalde de El Perelló, Juan Botella, ha pedido que «más allá de la aportación de arena, que ahora puede ser la solución más inmediata, hay que pensar en nuevas iniciativas».

Ha apuntado a la construcción de arrecifes artificiales a 500 metros de la costa para que «cuando vengan los temporales puedan hacer una función de minimizar su intensidad y evitar así que el mar se lleve toda la arena de la playa».

También ha explicado que hay quien apunta a la posibilidad de «dragar la arena que hay en el agua y devolverla luego a la playa», pero en cualquier caso ha insistido en la necesidad de evitar que con cada temporal desaparezca el arenal de esta localidad.