Una ambulancia tardó el domingo 20 minutos en atender un desmayo en el centro de Valencia

Una ambulancia tardó el domingo 20 minutos en atender un desmayo en el centro de Valencia. Durante la celebración del mercadillo dominical en torno a la Plaza del Mercado Central una mujer de mediana edad sufrió un desmayo y perdió la consciencia. Inmediatamente el presidente de los vendedores acudió frente a su parada y con otros vendedores atendió a la mujer.

La llamada al 112 fue casi inmediata, mientras la mujer estaba inconsciente. según testigos presenciales, la mujer estuvo varios mnutos inconsciente y tras darle aire y agua en cara, antebrazos y nuca recuperó el sentido con un fuerte mareo.

Vendedores del mercado que actuaron de sanitarios.

Los vendedores del mercadillo que Galiana quiere prohibir en seguida le acercaron una silla y le colmaron de atenciones mientras esperaban una ambulancia.

Casi 20 minutos después se oyó una sirena de ambulancia y dos técnicos sanitarios procedieron a recoger a la mujer y meterla en la ambulancia.

Ninguna patrulla de policía local s

sanitarios atendeiendo a la señora dentro de la parada del mercadillo

e personó en el lugar y el conductor de la ambulancia dada la estrechez de la vía, con ayuda de los propios vendedores despejó la acera más próxima y colocó sobre ella la ambulancia.

Fueron los propios vendedores y sanitarios los que tuvieron que regular el tráfico ya que ningún agente se acercó por la zona. Finalmente fue atendida en la ambulancia sin más, donde la hidrataron y vieron que en principio no revestía gravedad.

Vías llenas de obstáculos para los vehículos de emergencia

La gravedad de los hechos fue la tardanza de la ambulancia y que ningún agente de policia local se personara en el lugar. Por desgracia esta es la realidad. Todo ocurrió bajo la mirada de un redactor de Valencia News que estaba elaborando una noticia en el lugar. Los técnico sanitarios se excusaron diciendo «es imposible entrar al centro con estas vías llenas de obstáculos«.

sanitarios trasladando a la mujer a la ambulancia para atenderla

Los vendedores del mercado de los domingos son mucho más que vendedores.

Muchas personas les preguntan por monumentos, direcciones de hoteles o restaurantes. Así como también dónde tomar una tapa o un café. También les indican muchas cosas, y hacen de sanitarios incluso. Una labor social que nunca se les reconoce. Una atención al turismo que no da el propio Consistorio o la Generalitat Valenciana.